.

MADRID, 21 (EUROPA PRESS)

El Defensor del Menor y diversas asociaciones de consumidores y protección de la infancia recomendaron hoy a los padres que eviten realizar una selección sexista en los juguetes y que no compren aquellos que inciten la violencia. Además exigen a las empresas una publicidad veraz.

Estas instituciones han elaborado una serie de recomendaciones para orientar a los padres a la hora de adquirir los regalos de Navidad y Reyes para sus hijos. Así, recomiendan juguetes que fomenten la participación con otros niños, acordes a su edad y capacidad intelectual e incluir siempre un libro en los regalos.

El Defensor y las asociaciones son partidarios de que se fomenten los juegos tradicionales (como el veo-veo o el escondite), intentando huir de los cauces comerciales. Advierten de que «las relaciones con los demás son la base del aprendizaje y el crecimiento», por lo que se debe propiciar que los niños jueguen con sus iguales.

Por otra parte, insisten en la necesidad de garantizar la seguridad de los juguetes, eligiendo solo aquellos que lleven la marca de la CE y que, por lo tanto, cumplan los requisitos legales. Entre otros aspectos, recomiendan leer atentamente la instrucciones de uso y las advertencias de seguridad, cuidar el juego de los menores de 3 años ante juguetes cortantes o piezas sueltas de pequeño tamaño y situando fuera de su alcance las baterías eléctricas.

En el caso de que se compren videojuegos, piden que se tengan en cuenta las especificaciones respecto a la edad y contenidos y si se detectan anomalías recomiendan recurrir a las autoridades y asociaciones de consumidores.

MENORES Y PUBLICIDAD

Por último, el Defensor y las asociaciones realizan una serie de recomendaciones en materia de publicidad. Exigen que no se incite a los menores a comprar directamente, o a persuadir a los padres. Asimismo, recomiendan que no aparezcan personajes populares en los anuncios y que se extremen las advertencias sobre la naturaleza del juguete o el precio (especialmente si es superior a los 30 euros).

Igualmente, exigen que se cuide de la presentación publicitaria, que no se abuse de argumentos exagerados y que no se muestre a los menores en situaciones peligrosas, dada la tendencia de los menores a imitar los comportamientos.