.

MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

El Grupo de Enfermedades Cerebrovasculares y la Sociedad Española de Neurología afirmaron hoy que la Ley Antitabaco, que entrará en vigor el 1 de enero, supone un avance fundamental en la defensa de la salud, ya que el tabaquismo es uno de los principales factores de riesgo modificables para el ictus y un fumador tiene casi el doble de probabilidad de sufrir esta enfermedad que una persona no fumadora.

El ictus es una de las causas más frecuentes de discapacidad y muerte en la población y, según los neurólogos, el 18% de los casos son atribuibles directamente al consumo de tabaco.

El riesgo en los fumadores se incrementa de forma proporcional al número de cigarrillos/día y es mayor para las mujeres respecto a los varones. Esto se debe a que el consumo de tabaco disminuye los niveles de colesterol HDL (colesterol «bueno») y aumenta la hipertensión arterial, principal causa del ictus.

Los fumadores pasivos, especialmente los cónyuges de los fumadores, también tienen un mayor riesgo de ictus ya que la exposición pasiva al humo del cigarrillo aumenta el riesgo de progresión de la arterosclerosis.

De esta manera, consideran que la previsible disminución del número de fumadores generaría una reducción en el número de ictus en España ya que, tras el abandono del tabaco, el riesgo disminuye cada año hasta ser similar al de los no fumadores a los tres años.

Así, estiman que dejar de fumar reduce el riesgo en dos a cuatro años, sobre todo si el consumo diario era menor de 20 cigarrillos. Después de un año el riesgo relativo se reduce al 50% y es nulo a los 5 años de haber abandonado el tabaco.