.

VILLAMURIEL (PALENCIA), 24 (EUROPA PRESS)

El capón relleno asado se perfila estas Navidades como uno de los «platos fuertes» de los menús de las fiestas después de que este producto viviera uno de sus grandes momentos en el banquete de boda de los Príncipes de Asturias, en el que se sirvió como plato central.

Así lo explicó en declaraciones a Europa Press Televisión Alfonso Jiménez, gerente de la empresa palentina Cascajares, que suministró los capones rellenos a los restauradores encargados del menú de la boda real, quien aseguró que las ventas de este producto se han multiplicado por cuatro con respecto a las del pasado año.

La empresa Cascajares, que ofrece la posibilidad de comprar un capón relleno asado y sólo a falta de trinchar y calentar en casa a través de internet o de un número de teléfono, comenzó el pasado mes de enero con la campaña de Navidad ya que en su primera acción de estas características, llevada a cabo el pasado año, comenzó en septiembre y fue rápida y precipitada.

De este modo, desde el pasado mes de enero el departamento de I+D de la empresa, nacida hace 10 años y compuesta por 30 trabajadores, comenzó a trabajar para sacar un capón de Navidad «mucho más perfeccionado, con más estabilidad y mejor presentado» para que en el mes de diciembre, fecha en la que comenzaron las ventas, todo estuviera preparado.

CON SALSA Y MANZANA REINETA.

«Es un capón criado en libertad a base de productos cien por cien naturales, está totalmente deshuesado, relleno de orejón de albaricoque, foie y piñones, asado al horno de leña y envasado al vacío», señaló Jiménez, quien añadió que además se incluye salsa y guarnición de manzana reineta.

Dado que el capón no es un producto que se encuentre en todos los comercios, el gerente de la empresa Cascajares mostró su deseo de consolidar el capón asado «del Cerrato palentino» en una alternativa viable y a tener en cuenta en los menús navideños.

«Año a año se nota que la gente quiere trabajar menos, pasar más tiempo con su familia en los días de Navidad y no cocinar tanto», señaló Jiménez, quien puntualizó que todas las personas que compraron el capón por internet el año pasado han repetido este año, fecha en la que también ha habido nuevas peticiones por parte de amigos de los que ya son casi «habituales».

No obstante, la venta de capones se mantiene durante todo el año dado que Cascajares vende todo el resto de los meses a restaurantes y hoteles, lo que centra el 95 por ciento de las ventas totales excepto en la época navideña, cuando son los particulares los principales demandantes.