.

Exigen a las Consejerías que todos los centros de salud sean espacios sin humo desde el 1 de enero, ya que ahora se fuma en el 90%

MADRID, 28 (EUROPA PRESS)

La Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) propuso hoy a las autoridades sanitarias que se rebaje a la mitad el precio de los medicamentos para dejar de fumar, cuyo coste medio es de 150 euros.

Según los médicos de familia, es necesario un abaratamiento de los costes de los medicamentos que han demostrado ser de ayuda para los pacientes que quieren superar su adicción. «Es inaceptable desde una perspectiva de salud pública que el precio de venta al público de los medicamentos utilizados ascienda a unos 150 euros», afirmó el doctor Asensio López, vicepresidente de semFYC.

Por ese motivo, esta sociedad científica propone una reducción inmediata al 50% del precio actual y la incorporación durante 2006 de criterios progresivos para la financiación de los tratamientos de deshabituación, en especial para las personas especialmente desfavorecidas.

Para lograr un mayor control del tabaquismo, la semFYC propone igualmente al Gobierno que el precio mínimo de la cajetilla no sea inferior a dos euros. «En otros países, se ha utilizado el precio del tabaco como elemento disuasorio de su consumo y se ha comprobado que es una medida eficaz», aseguró el doctor López.

CENTROS DE SALUD SIN HUMO.

Por otro lado, la semFYC cree que las Consejerías de Salud de las distintas comunidades autónomas deberían garantizar que a partir del próximo domingo, 1 de enero, se cumpla el articulado de la Ley Antitabaco en todos los centros sanitarios.

«Actualmente más del 90% de los 2.800 centros de salud de toda España cuentan con zonas de fumadores. Por tanto es una responsabilidad de todas las administraciones sanitarias garantizar que los centros sanitarios se transforman en espacios sin humo y en ellos se pueda ofrecer a los fumadores tratamientos de deshabituación debidamente protocolizados», agregó el doctor Asensio López.

Por último, la semFYC aconsejó hoy a los fumadores que dejen el tabaco coincidiendo con el final de las fiestas navideñas, y subrayó la importancia de marcarse un día concreto para abandonar el hábito tabáquico. Según los médicos de familia, el consejo antitabaco debe estar debidamente individualizado, aunque es imprescindible prepararse un plan y marcarse un «día D» a partir del cual no se prueben ni cigarros aislados ni siquiera caladas.

«En principio es mejor que el interesado se fije una fecha después de las fiestas. Debe también prever si en los 10 días siguientes tiene previstos acontecimientos que puedan producirle cierto estrés como un cambio de trabajo o un examen», explicó el doctor López.