.

VALENCIA, 30 (EUROPA PRESS)

El coordinador de la Unidad de Conductas Adictivas del Hospital Casa de Salud de Valencia, José Olcina, aseguró hoy en un comunicado que la nueva ley antitabaco «favorecerá que la gente quiera dejar de fumar de golpe, sin tratamiento y, con esta fórmula, sólo lo logrará un 70% de la población», mientras que el 30 por ciento restante necesitará seguir un tratamiento

Indicó que un 30 por ciento tendrá que tratarse debido, entre otros factores, «a que tiene antecedentes de depresión o problemas psiquiátricos, a que está en un mal momento, a que lo haya intentado alguna vez y haya sufrido síntomas de abstinencia importantes, a que tome mucha medicación, especialmente para el sistema nervioso o, por ejemplo, a que lleve un control de la diabetes», entre otras causas.

El facultativo subrayó que este 30% de la población que desea dejar de fumar «debería acudir a un especialista para que le haga una evaluación y le recomiende una pauta terapéutica que consista en dejar de fumar poco a poco». El 70% de las personas que sí pueden dejar de fumar, al hacerlo, sientan algún síntoma extraño, «deberán también acudir a un especialista porque pueden sufrir ansiedad, estar más deprimidos de la normal o un grave síndrome de abstinencia que se debe corregir».

Entre un 40 por ciento y un 50 por ciento de las personas que quieren dejar de fumar «siguen sin hacerlo a los seis meses de haber realizado un tratamiento» gracias «a que están convencidas de que ésta es la mejor opción y creen que fumar, realmente, no es un placer».

El especialista recomendó dejar de fumar «de golpe, después de una reducción progresiva de cigarrillos al día», es decir, aclaró, «todos los fumadores deben fijarse un día en el que cierren las puertas al tabaco de manera firme y tajante».

SENSIBILIZACION

El doctor, que considera que la ley antitabaco «favorecerá un movimiento de sensibilización entre la población y provocará que muchas personas quieran dejar de fumar», indicó que con la nueva legislación «crecerá todavía más la demanda para dejar de fumar».

El especialista destacó entre los tratamientos actuales para dejar de fumar, «los medicamentos antitabaco que requieren receta médica o la sustancia de la nicotina en chicles o parches», y un nuevo sistema de gotas de extracto de aceite de maíz que, explicó, «se colocan en el filtro del tabaco y producen un sabor sin nicotina ni alquitrán que hace que las personas dejen de fumar poco a poco».

Subrayó que también es «muy importante» la psicoterapia para dejar de fumar, y añadió otros tratamientos que todavía se están estudiando y, por lo tanto, no están en el mercado como «las vacunas del tabaco u otro antagonista de los receptores cannabinoides que tienen un efecto doble: disminuye las ganas de fumar y de comer».

Olcina indicó que «una persona que haya estado fumando en un periodo de tiempo inferior a los cinco años, normalmente, tendrá una afectación del tabaco leve y se recuperará rápido». Por el contrario, dijo, «si ha fumado entre cinco y quince años, la afectación será moderada y tardará entre cinco y diez años para recuperar el estado normal del pulmón mientras que, las personas que lleven fumando más de quince años, normalmente, tendrán algunas secuelas que no se resolverán nunca», concluyó.