.

Denuncian que, aparte del tabaco, la contaminación atmosférica y química provocan en España más de 130.000 muertes al año

MADRID, 10 (EUROPA PRESS)

El diputado de Los Verdes, Francisco Garrido, adscrito al Grupo Parlamentario Socialista, pretende ir más allá en la lucha contra el tabaquismo y ha promovido una proposición no de ley en el Congreso para obligar a las compañías tabaqueras a incluir en las cajetillas todas las sustancias tóxicas que contiene el tabaco.

Garrido explicó en rueda de prensa que era su voluntad que la Ley Antitabaco hubiera sido más completa y hubiera ampliado más las prohibiciones, por ejemplo, en los bares y restaurantes, ya que se está demostrando que en más del 80% de estos establecimientos se permite fumar. A este respecto, lamentó que se haya suspendido el derecho a la salud de los profesionales de hostelería y se haya cedido incorrectamente a algunas «presiones».

No obstante, considera que en el desarrollo de la norma se puede ir más allá, y por ello ha presentado esta iniciativa, que antes de ser registrada debe ser debatida por el Grupo Parlamentario Socialista, para obligar a las tabaqueras a informar sobre la composición completa y exacta de las sustancias químicas que contienen los productos del tabaco existentes en el mercado español.

En su opinión, la obligatoriedad de informar en cada cajetilla de tabaco de la composición exacta de las sustancias y compuestos químicos que contienen los cigarrillos, además de ser un derecho del consumidor, es mucho más disuasoria que los mensajes que aparecen en la actualidad en las cajetillas sobre los riesgos de fumar.

Asimismo, Los Verdes piden en su iniciativa que se regule un sistema de evaluación exhaustivo por parte de la Administración Pública Sanitaria sobre los riesgos y daños sobre la salud de estas sustancias, compuestos y productos del tabaco, así como que se establezca una base de datos sobre los mismos, pública y accesible a todos los ciudadanos.

Según Garrido, en el humo del tabaco se conoce la existencia de más de 100 sustancias, de las que más de la mitad son cancerígenas y otras tantas sólo tienen la función de reforzar los efectos adictivos ya presentes en los componentes naturales de la planta del tabaco.

LIBRO BLANCO DE SALUD AMBIENTAL.

Por otra parte, el diputado de Los Verdes presentó otra proposición no de ley por la que insta al Gobierno a elaborar un Libro Blanco de la Salud Ambiental en España que sirva posteriormente para establecer medidas legislativas y nuevas regulaciones.

En este sentido, señaló que la contaminación atmosférica y la química provocan muchas más muertes y patologías que el tabaco, de manera absolutamente involuntaria por parte de sus víctimas. Así, indicó que más de 130.000 personas mueren al año en España por este tipo de contaminación, sin que exista una estrategia de salud pública consistente y específica contra estos «nuevos jinetes del Apocalipsis ambiental».

Por ello, Francisco Garrido considera necesario ampliar los horizontes de salud pública con los problemas que plantean los distintos tipos de contaminación ambiental, y se marca como objetivos la identificación y evaluación del impacto sobre la salud humana de la contaminación atmosférica y química, así como de la electromagnética, la lumínica, la transgénica y la bionanotecnológica.

A su juicio, hay que establecer un control sobre estas nuevas formas de contaminación, inexistente en la actualidad. Como ejemplo, subrayó que el Ministerio de Sanidad no tiene ningún estudio fiable sobre los efectos de las antenas telefónicas, y el Ministerio de Agricultura desconoce el volumen y la localización de las plantaciones de maíz transgénico.