.

Piden un número máximo de 50.000 habitantes por cada especialista, la mitad que ahora, y no pasar consulta más de 4 días a la semana

MADRID, 18 (EUROPA PRESS)

El presidente de la Sociedad Española de Reumatología, Jesús Tornero, denunció hoy que las listas de espera de esta especialidad se están reduciendo en España a base de «forzar la máquina» y sobrecargar las consultas, con la consiguiente pérdida de calidad asistencial.

Por este motivo, la Sociedad Española de Reumatología ha elaborado un documento de estándares de tiempo y calidad asistencial, con la participación de cerca de 70 especialistas, en la que, entre otras cosas, piden que el número máximo de habitantes por cada reumatólogo no sobrepase los 50.000, la mitad que en la situación actual, en el que el ratio es de un reumatólogo por cada 100.000 habitantes.

El estudio, que será remitido a las Consejerías de Salud de las comunidades autónomas y a los gestores de todos los hospitales públicos españoles, revela que el tiempo medio necesario para la primera visita del paciente al reumatólogo debe ser de 30 minutos, (más del doble de lo que se dispone ahora) y de 19 minutos para las revisiones.

Asimismo, estiman que las segundas visitas no pueden superar los 11 pacientes, y el reumatólogo no debería pasar consulta más de 4 días a la semana. Además, consideran necesario contar, al menos, con tres especialistas en las Unidades de Reumatología, una enfermera por cada 3 consultas, un auxiliar por cada 2 consultas y 1 administrativo por cada 4 médicos, así como con 3 camas por cada 100.000 habitantes de área.

En cuanto a la estancia media hospitalaria, el documento señala que debería estar entre los 7,3 días en un hospital comarcal, los 9,2 días en un hospital de referencia y los 9,5 en un hospital universitario.

Según el doctor Tornero, la reumatología es una especialidad que debe contemplarse en el organigrama asistencial hospitalario como servicio dependiente directamente de la dirección médica y con el mismo nivel jerárquico que traumatología y medicina interna, y tendría que haber mayor coordinación con la atención primaria.

Igualmente, señaló que el porcentaje de tiempo destinado a la investigación debería ser, para todos los estamentos, en torno a un 15%, y el tiempo para formación debería ser del 11%, salvo en el caso de los residentes, a los que se les asigna un 23%.

PEOR SITUACION EN CIUDADES PEQUEÑAS.

El doctor Javier Ballina, vicepresidente de la Sociedad Española de Reumatología, puntualizó que este documento no pretende ser reivindicativo, sino marcar unos estándares necesarios para mejorar la asistencia y optimizar los recursos, ya que «unas consultas masificadas y burocratizadas repercute en la calidad y una mala asistencia al paciente», agregó.

En este sentido, el doctor Alberto Alonso, coordinador del documento, explicó que hay una gran variabilidad territorial en cuanto a la dotación de recursos humanos, subrayando que las dotaciones son exiguas en los hospitales provinciales y comarcales, donde la sobrecarga de trabajo es mayor.

Así, en las pequeñas ciudades, los reumatólogos atienden entre 6 y 8 nuevos casos diarios y entre 16 y 20 segundas visitas, durante cinco días a la semana, y sólo existe una infraestructura asistencial adecuada en grandes ciudades como Madrid, Barcelona o Sevilla.