.

Los profesiones deben concienciar de que es una enfermedad «para toda la vida», dice presidente de la Sociedad Cántabra

SANTANDER, 18 (EUROPA PRESS)

Aunque se considera que 7 de cada 10 pacientes hipertensos cumple el tratamiento indicado por el médico, sólo el 2% toma todas las pastillas al mes, según advierte el doctor Emilio Márquez, especialista del Centro de Salud La Orden de Huelva y coordinador del Grupo de trabajo sobre el estudio del Cumplimiento de la Sociedad Española de Hipertensión (SEH-LELHA). Además, el 85% no sigue las medidas higiénico-dietéticas (dieta y ejercicio) aconsejadas.

Para contribuir a un correcto cumplimiento del tratamiento por parte del paciente, el Club del Hipertenso quiere llamar la atención sobre la importancia del control de la hipertensión, invitándole a que pregunten y consulten a su médico sobre la mejor manera de tomar su medicación.

«Los profesiones sanitarios debemos concienciar a la población de que la hipertensión es una enfermedad para toda la vida y que el hipertenso tiene que tomar su tratamiento de forma continuada. Además, deben explicar que estos tratamientos tienen pocos efectos secundarios y que lo importante es tomarlo todos los días sin interrupciones», destaca el doctor Saturnino Sanz de Castro, presidente de la Sociedad Cántabra de Hipertensión Arterial.

Según el doctor Emilio Márquez, es buen cumplidor el paciente que toma entre el 80-100% de las pastillas al mes, por ello «se considera incumplidor a quien deja de tomarse más de 6 pastillas durante un mes». Esto tiene bastante importancia, porque aunque sólo sean 3 las pastillas que se dejan de tomar, la presión arterial puede elevarse desde el segundo día.

Aunque son varios los motivos por los que el paciente incumple el tratamiento, la causa más frecuente es el olvido (entre el 35-40% de los casos), en su mayoría involuntarios.

Otra de las causas de incumplimiento se produce cuando el paciente tiene un motivo -que no suele contar al médico- claramente justificado para no tomar su tratamiento. Es lo que los expertos llaman «el paciente como decisor razonado». Asimismo, el temor a padecer los posibles efectos adversos de la medicación es otro de los motivos de incumplimiento.

LA DIETA, ASIGNATURA PENDIENTE

Pero tan importante como el cumplimiento farmacológico, es el cumplimiento de las medidas higiénico-dietéticas. El 85% de los pacientes no hace ejercicio físico, ni la dieta recomendada. Según explica el doctor Márquez, conseguir que el paciente cumpla el tratamiento dietético es el gran reto de los médicos, ya que además no cuentan con el apoyo social necesario. «Por ejemplo, en los actos sociales se incita directamente a la comida y eso es un estímulo para impedir hacer la dieta correctamente», añade.

Por el contrario, el ejercicio físico cuenta cada vez con más adeptos. «Hay un porcentaje de personas cada vez mayor que empieza a considerar el ejercicio físico como algo importante en su vida. Es más, en los pueblos y ciudades de España existen, como las llaman los pacientes, las «Avenidas del Colesterol» y hay mucha gente que se dedica a pasear por ellas. Esta predisposición es una medida que los médicos tenemos que aprovechar», destaca.

Para facilitar el cumplimiento de los tratamientos, se han diseñado diversas medidas. Algo fundamental es tener unos buenos conocimientos sobre la hipertensión y sobre el tratamiento prescrito. Para ello los médicos ofrecen las hojas de educación sanitaria, que recuerdan al paciente las técnicas que deben seguir o una tarjeta para que el paciente anote las cifras de presión arterial que va teniendo a lo largo del tiempo.

Otro «truco» que apunta este especialista se basa en relacionar el acto de toma de las pastillas con una actividad muy concreta de la vida diaria, como puede ser tomar la pastilla tras el lavado de dientes, en el momento de apagar el despertador o antes de desayunar.

Asimismo, la automedida de la presión arterial ha demostrado que mejora el grado de cumplimiento y motiva al paciente para continuarlo. De hecho, «se ha demostrado que por cada 5 pacientes que tiene medidor de la presión arterial en su domicilio, y son capaces de llevar un programa periódico de medición en el domicilio, se evita que 1 sea incumplidor. Para ello es importante seguir correctamente las normas de medición», explica el especialista.