.

MADRID, 19 (EUROPA PRESS)

El precio de los productos agrarios se multiplica de media por más de cinco desde el productor hasta que llega a los lineales de la gran distribución comercial, según los datos aportados por COAG, que denunció la escasa participación de los agricultores en la conformación del precio final, ya que ésta se sitúa de media en el 27%.

Concretamente, las clementinas es el producto en el que el margen comercial que se genera es «desorbitado», ya que supera el 700%, frente al 14% de participación del agricultor, que recibe 0,24 euros por kilo, mientras que el consumidor paga 1,89 euros.

Otros productos en los que las diferencias son «abismales», según el secretario general de COAG, Miguel López, son los tomates y las patatas, por los que los consumidores pagan hasta cuatro veces más en los grandes lineales, 2,37 euros y 0,78 euros, respectivamente. La participación del agricultor en ambos productos es del 33% y 28%, respectivamente.

Por ello, COAG y las organizaciones de consumidores UCE y CEACCU firmaron hoy un acuerdo con el objetivo de establecer estrategias conjuntas que acaben con el «desequilibrio existente» en el mercado de productos agrarios, dominado, en su opinión, por la gran distribución comercial.

«Los eslabones más débiles de la cadena agroalimentaria quieren denunciar que los consumidores están pagando precios excesivos por los productos agrarios en relación a su calidad y a los precios percibidos por los agricultores, que en ocasiones no llegan ni a cubrir los costes de producción», señaló López, que denunció que la renta agraria disminuyó en el último año un 10,6%.

EMPRESAS INTERMEDIARIAS, LAS ESPECULADORAS

«Esta situación está estrangulando al campo y machacando a los consumidores de forma injusta», aseguró el secretario general de COAG, para quien las empresas intermediarias desde origen hasta destino, pertenecientes, según dijo, a las propias cadenas agroalimentarias, son «las que especulan y hacen el agosto».

Por ello, López pidió a la distribución que participe en la Mesa de Precios que se convocará a partir del 1 de abril con el fin de eliminar prácticas abusivas y se logre un mercado «transparente», que en la actualidad está inmerso en una «situación de especulación».

Tras anunciar de actos reivindicativos para denunciar la situación, López coincidió con los responsables de UCE y CEACCU, Juan Moreno e Isabel Avila, respectivamente, en demandar a los servicios de competencia una actuación «más contundente» para evitar este tipo de prácticas fraudulentas que «no están siendo controladas por nadie» y que vulneran la libre competencia.

Las tres organizaciones reclamaron en el acuerdo la creación de una Ley de Comercio de Productos Agropecuarios con una comisión de examen de prácticas comerciales, la revitalización de un Observatorio de precios con presupuesto propio, la implantación del doble etiquetado y reforzar el control de las importaciones de los productos procedentes de otros países.

Tras la firma del acuerdo, los máximos responsables de las organizaciones firmantes inauguraron el primer «Mercado Agrario Transparente», que estará abierto a todos los ciudadanos en los jardines del Paseo del Prado.

Esta actuación se engloba dentro de una campaña de sensibilización, denuncia y reivindicación, que, bajo el slogan «?Quién se queda lo que tú pagas?», pretende dar a conocer la «escasa participación» de los agricultores en la conformación del precio final de su producto.