.

ZARAGOZA, 7 (EUROPA PRESS)

Los mejores especialistas mundiales, reunidos en el XI Curso Internacional de Urología que se celebra hasta el día 9 en el Auditorio de Zaragoza, coinciden en resaltar la importancia que tiene el diagnóstico precoz para la curación del cáncer de próstata.

Así lo afirmó en rueda de prensa el profesor de la Universidad de Chicago, William J. Catalona, una de las figuras más representativas a nivel mundial en investigación de este cáncer, y experto en cirugía radical por carcinoma prostático, quien dijo que el diagnóstico precoz es crucial «para aumentar las posibilidades de curación del cáncer y disminuir el riesgo de que regrese».

En cuanto a los métodos de tratamiento, la intervención quirúrgica de este cáncer permite eliminarlo y «volver casi a los niveles de potencia sexual y de continencia urinaria que tenía el paciente antes de contraer la enfermedad», explicó el especialista. Sin embargo, el tratamiento con medicamentos del cáncer de próstata, «ralentiza la progresión del mismo, pero no permite su curación total», agregó.

Además, la medicación «provoca efectos secundarios a largo plazo como impotencia, aumento de la grasa corporal, osteoporosis, y musculares», agregó Catalona, que ha realizado cerca de 4.000 operaciones de esta enfermedad, segunda causa de muerte actualmente en los varones de Estados Unidos.

William J. Catalona, protagonista hace unos años de un cambio revolucionario en el diagnóstico y el seguimiento terapéutico del cáncer de próstata, aseguró además que «si se detecta pronto el cáncer, es posible quitar la próstata sin dañar los nervios implicados en la potencia sexual, y en la continencia urinaria», de manera que alrededor de un 85 por ciento de los hombres operados de entre 40 y 50 años puede hacer vida normal tras la intervención.

PREVENCIÓN

Catalona, que recomendó «una alimentación rica en frutas y verduras» y, con bajo consumo de carne –en todo caso aconsejó la ingesta de carnes blancas antes que de rojas– de cara a prevenir este tipo de cáncer, dijo tener «esperanzas en el futuro», y confianza en que «la revolución de la medicina genética permita comprender sus causas y tratarlo sin cirugía».

En Estados Unidos, «el 17 por ciento de los hombres han sido diagnosticados en algún momento de cáncer de próstata», dijo el profesor, que indicó además que los dos grupos de mayor incidencia son «los hombres con una larga historia familiar de la enfermedad y los afroamericanos».

Catalona dijo finalmente que entre 1995 y 2002 las muertes por esta enfermedad se redujeron en Estados Unidos en un 20 por ciento, mientras que en España se incrementaron en el mismo porcentaje «por la mayor supervivencia de los varones a las enfermedades cardiológicas y los ictus».