.

Se enmarca en la estrategia de lucha contra el alcohol para prevenir el consumo entre adolescentes y accidentes de tráfico y laborales

MADRID, 8 (EUROPA PRESS)

El Ministerio de Sanidad y Consumo pedirá a la Dirección General de Tráfico (DGT) que reduzca las tasas de alcoholemia permitidas actualmente a los conductores (0,5 g/l en general y 0,3 g/l en noveles y profesionales) e ir hacia la «tolerancia cero», según declaró hoy a Europa Press el secretario general de Sanidad, José Martínez Olmos.

Esta cuestión se enmarca dentro de la estrategia de lucha contra el alcohol y sus consecuencias, emprendida por parte del Ministerio de Sanidad, con el fin de prevenir el consumo entre adolescentes, así como los accidentes de tráfico y de trabajo.

Martínez Olmos señaló, en declaraciones a Europa Press, que Sanidad aportará información sobre la relación entre consumo de alcohol y conducción para que la DGT pueda adoptar las decisiones pertinentes. «En el tráfico se puede hacer mayor énfasis a la hora de rebajar los niveles de alcohol en sangre permitidos, hay que ir hacia la tolerancia cero», recalcó.

Aunque quiso dejar claro que esta decisión no depende del Ministerio de Sanidad, aseguró que hay información desde hace tiempo al respecto, y desde su Departamento creen que «se puede hacer un mayor esfuerzo a la hora de ir hacia la tolerancia cero en el consumo de alcohol y conducción».

Por ello, pondrán a disposición del Ministerio del Interior todos los datos e información que les permita tomar decisiones en ese sentido. «Pensamos que se puede hacer mayor énfasis para bajar los niveles de alcoholemia permitidos», insistió.

CONSECUENCIAS EN LA ADOLESCENCIA.

Por otro lado, Martínez Olmos señaló que están trabajando sobre las consecuencias del alcohol en la adolescencia, en cuestiones tan relevantes como el desarrollo y el rendimiento escolar, accidentes de tráfico en motocicleta o salud en general de los adolescentes.

A este respecto, están desarrollando trabajos para conocer la percepción del riesgo de consumo de alcohol entre los propios adolescentes, así como en los padres, profesores e incluso profesionales sanitarios.

«Estamos haciendo un estudio para conocer la realidad y plantear estrategias preventivas en esta materia. En función de los resultados se podrán aplicar medidas en los servicios educativos y sanitarios,y otras de prevención o legislativas. En dos meses habrá resultados sobre este tipo de trabajos, para generar un debate social que debe tener el mayor consenso posible», añadió.

Finalmente, el secretario general de Sanidad explicó que también pretenden explorar la relación entre alcohol y accidentes laborales, por lo que la ministra, Elena Salgado, ha solicitado al Consejo Económico y Social (CES) que emita su opinión contrastada, sin ningún apriorismo, de la posible relación que pueda haber entre la siniestralidad laboral en España y el consumo excesivo de alcohol.

Salgado realizó esta petición en una carta enviada al CES a mediados de enero. El último Pleno de esta institución, celebrado el pasado día 25, abordó este asunto, que generó cierto debate entre los agentes sociales.

Según fuentes del CES, algunas voces sindicales reclamaron que, de hacerse un informe sobre este tema, se hiciera sobre todo, es decir, sobre cómo puede afectar el consumo de alcohol a la actividad laboral (el absentismo, por ejemplo), de forma que el informe no se ciña exclusivamente a una materia como la siniestralidad laboral. Será la Comisión Permanente del CES la que decida finalmente si hace el informe encargado por Salgado o en qué forma y sobre qué temas lo elaborará.