.

MADRID, 9 (EUROPA PRESS)

Más de la mitad de los españoles sufren molestias oculares al fijar la vista en una actividad concreta como ver la televisión, conducir, leer o jugar con el móvil, entre otras, que pueden provocar el ojo cansado. Además, el 38 por ciento no se trata los síntomas leves de esta molesta (irritación, escozor y picor), ya que desconocen que existen terapias efectivas, según concluye una investigación, realizada por Pfizer.

Según el estudio Visine, que se llevó a cabo con una muestra de 5.000 personas de todas las edades, uno de cada cinco españoles asocia erróneamente el ojo cansado a la vista cansada o problemas de visión, cuando esta molestia «es puntual» y se debe a la destrucción de la película lagrimal, encargada de lubricar la córnea y defender al ojo de los microbios a través de los parpadeos. Esta afección no se corrige con gafas.

Además, el 20 por ciento de los encuestados asocia padecer esta afección con su estado general de cansancio, y uno de cada cinco los relaciona con dormir poco, «a pesar de que esta no es una causa de la molestia». Concretamente, la lectura produce ojo cansado en un 27 por ciento de españoles, precisa el estudio.

El doctor Jesús Montero, jefe del Servicio de la unidad Ocular del Hospital Virgen de Macarena de Sevilla, resaltó que la mayoría de afectados de ojo cansado trabaja delante de una pantalla de ordenador o conduciendo, que son actividades en las que se parpadea menos, provocando una mayor sequedad ocular. En este sentido, indicó que una persona que está trabajando delante del ordenador parpadea un 66 por ciento menos que en estado relajado.

Asimismo, resaltó que esta molestia esta aumentando entre la población por los cambios en el estilo de vida, y advirtió que también es más frecuente su incidencia con el incremento de edad.

Este experto, también presidente de la Sociedad Española de Superficie Ocular y Córnea, afirmó que existen tratamientos efectivos como la utilización de lágrimas artificiales, aunque también recomendó parpadear a menudo, mirar lejos periódicamente, y no colocar la pantalla del ordenador más elevada del nivel de los ojos, para prevenir el ojo cansado. Además, indicó que el 76 por ciento de los parpadeos son incompletos.