.

MADRID, 14 (EUROPA PRESS)

La última subida de impuestos del Gobierno ha provocado el alza de precios de diversas marcas baratas, entre las que figuran «Excite» y «Bullbrand», que han pasado a costar al menos 1,70 euros, lo que significa un incremento de hasta 50 céntimos.

Según publica hoy el Boletín Oficial del Estado (BOE), el precio de «Excite Blue 20» se ha situado en 1,75 euros, frente a los 1,50 que costaba anteriormente, mientras que «Excite Red Duro 20» también pasa a costar 1,75 euros, lo que supone medio euro más. Por su parte, «Bullbrand 20» ha subido 30 céntimos, estableciéndose en 1,70 euros.

Estas subidas de precio responden al nuevo incremento de impuestos al tabaco aprobado el pasado viernes por el Gobierno con el objetivo de avanzar en su lucha contra el tabaquismo y atajar la guerra de precios que libran las multinacionales del sector en reacción a la Ley Antitabaco.

El Gobierno subrayó que el objetivo de esta subida es desincentivar el consumo de tabaco ante la significativa reducción de precios experimentada en el mercado España a pesar de los incrementos de fiscalidad sobre el tabaco aprobados el 16 de septiembre de 2005 y el 20 de enero de 2006.

Este nuevo alza de la fiscalidad, la tercera aplicada en los últimos seis meses, supera la acordada anteriormente con el decreto ley de 20 de enero, que quedó derogado la semana pasada en el Congreso por el error de una treintena de diputados socialistas.

Concretamente, el nuevo decreto ley incrementa en 1,05 puntos porcentuales el tipo «ad valorem», que pasa del 55,95% al 57%, y sube dos euros el tipo específico, de 6,20 a 8,20 euros por cada mil cigarrillos.

Asimismo, estableció un nivel mínimo de imposición de 55 euros por cada mil cigarrillos, que se aplicará cuando la suma del impuesto específico y el «ad valorem» sea inferior a esa cifra, con el fin de que las marcas baratas suban el precio de sus cajetillas, objetivo que no se ha conseguido con los anteriores incrementos de fiscalidad.

Según el Gobierno, el establecimiento de este nivel mínimo de imposición permite asegurar que todos los cigarrillos existentes en el mercado soportarán una tributación por impuestos especiales de, al menos, 1,10 euros por cajetilla.