.

MADRID, 28 (EUROPA PRESS)

El 80% de los consumidores prefiere comprar en los establecimientos más cercanos en su domicilio y el 86% se muestra partidario de comprar siempre en los mismos puntos de venta, según se desprende de los datos del Observatorio de Consumo y la Distribución Alimentaria presentado hoy por la ministra de Agricultura, Pesca y Alimentación, Elena Espinosa.

El 56% de los encuestados se decanta por realizar sus compras en los establecimientos de la misma cadena, mientras que el 20% afirma cambiar de punto de venta con cierta frecuencia.

Según el estudio, el 36,1% de los consumidores realiza sus compras de alimentación indistintamente en días laborables y fines de semana, el 35,1% en días laborables y el 28,4% de viernes por la tarde a domingo.

El tiempo medio que tarda en llegar el consumidor español al establecimiento es de 10 minutos y el que tarda en realizar la compra es de aproximadamente media hora. Así, cada consumidor emplea una media de 3 horas y 10 minutos a la semana en realizar la compra de productos de alimentación.

Asimismo, el 71,3% acude al punto de venta a pie, mientras que el 20,2% lo hace en coche y el 7,2% en transporte público. Además, el estudio revela que el 78,4% de los consumidores tiene por costumbre pagar sus compras en metálico, frente al 15,6% que paga en con tarjeta de crédito o débito y el 4,8% con tarjeta privada del establecimiento.

Respecto a las compras de alimentos realizadas por Internet, el 3,3% de los consumidores contestó haberlas efectuado, siendo Baleares y Cataluña las comunidades autónomas con mayor porcentaje de consumidores que han realizado este tipo de compras a través de la Red, el 6,9% y 6,5%, respectivamente.

Según el estudio, los nuevos canales de distribución cada vez están adquiriendo mayor importancia, ya que los consumidores que han comprado alguna vez en tiendas 24 horas aumentaron el pasado año un 19,1%, frente al 17,1% que lo hicieron en tiendas de «delicatessen».

Espinosa subrayó en este sentido que los españoles cada vez empiezan a comprar más en los establecimientos de conveniencia y en los de alto «standing», al tiempo que valoran más el factor tiempo y la calidad de los alimentos.