.

BARCELONA, 7 (EUROPA PRESS)

La profesora de Nutrición Humana de la Universidad de Ulster, Barbara Livingstone, afirmó hoy en Barcelona que la prevención de la obesidad infantil es esencial para «contener la epidemia» porque el tratamiento de esta enfermedad durante la infancia no es eficaz a largo plazo.

Livingstone explicó que los comportamientos alimentarios y físicos que «promocionan la obesidad» son adquiridos en la infancia y que pueden continuar en la edad adulta, por lo que aunque los tratamientos de la obesidad infantil sean eficaces a corto plazo, los datos referentes a los resultados a largo plazo muestran lo contrario.

La doctora hizo estas declaraciones durante su intervención en el VI Congreso Internacional de Barcelona sobre la Dieta Mediterránea, que se celebra en la capital catalana en el marco de la feria Alimentaria.

UN PROBLEMA COMPLEJO.

Linvingstone afirmó que «desafortunadamente, la prevención de la obesidad no es fácil» porque hay un serie de factores sociales, culturales y económicos asociados a la ingesta de alimentos y a la actividad física.

Por este motivo, la doctora cree que un «enfoque preventivo poblacional beneficiaría a todos los niños», puesto que la mayoría de los niños con riesgo de sufrir obesidad en el futuro no pueden ser identificados fácilmente en la infancia.

En este sentido, señaló que en los últimos 20 años la obesidad infantil ha aumentado bruscamente en países desarrollados y en vías de extinción y ha tenido un efecto negativo en la salud fisiológica.

LAS ESCUELAS, UN FACTOR CLAVE.

El papel de las escuelas es esencial en los programas de prevención de la obesidad infantil, explicó Livingstone, que afirmó que estas entidades deben incrementar la actividad física que se realiza en el recinto y mejorar los alimentos de comidas y meriendas.

No obstante, la doctora afirmó que las escuelas «por sí solas, no solucionan el problema» ya que a veces los niños se encuentran en un «entorno obesogénico». Por ello, cree que es necesario un enfoque multidisiciplinar «incluyendo todos los niveles de la sociedad».

Por último, recalcó que hay una «necesidad urgente» de políticas gubernamentales para afrontar este problema, mejorando el seguimiento y la vigilancia de la obesidad infantil para evitar que la enfermedad se desarrolle en el futuro.