.

PONTEVEDRA 11, (EUROPA PRESS)

El director del Centro Nacional de Encelopatías Espongiformes Transmisibles, Juan José Badiola, afirmó que no existe «en este momento» riesgo alimentario relacionado con la gripe avier debido a que «no hay ningún brote en España». Badiola destacó que «no hay ningún motivo para desconfiar de los alimentos de origen aviar» y que estos productos no le merecen «el más mínimo resquicio de desconfianza».

Juan José Badiola explicó que alimentos como carne de pollo, de pavo o huevos que consumen «la mayor parte de los gallegos procede de las granjas industriales» y que este sector es «muy profesionalizado, con un elevadísimo nivel de bioseguridad y aislamiento». Ante la posibilidad de que se pueda producir en el futuro alguna indicencia en los productos destinados al consumo humano, Badiola señaló que «habrá que ver como evoluciona la cuestión».

Antes de visitar el Complejo Intermareal de Umia-O Grove (Pontevedra), la única zona de Galicia declarada de riesgo de contagio de la gripe aviar, Juan José Badiola firmó en el Libro de Honor de la Diputación. Precisamente, Badiola habló sobre la necesidad de vigilar los humedales y habilitar un sistema de recogida de aves muertas en el caso de que se produzca algún caso de contagio letal en estas especies.

Juan José Badiola señaló que «la colaboración ciudadana está siendo extraordinaria» y que ante la aparición de cualquier ave muerta «inmediatamente se avisa a la autoridad, se recoge y se analiza cuando antes la gente no reparaba en ninguna ave muerta». En este sentido, Badiola considera que «lo que nos pide la ciudadanía es que estemos preparados para detectar las aves contaminadas con la mayor fiabilidad posible y tomar medidas que impidan que el problema de las aves silvestres se traslade a las domésticas».

En cuanto al riesgo de contagio del virus en humanos, el director del Centro Nacional de Encelopatías cree que «es extremadamente bajo e improbable» a no ser que alguien que esté en contacto con un ave afectada «no hubiera tomado las mínimas normas de higiene y autoprotección». Para Juan José Badiola «una de las herencias positivas que puede dejar esta amenaza de pandemia será el desarrollo de nuevas vacunas, más eficientes, con más poder inmunizante y sistemas de fabricación distintos a los actuales».