.

VALENCIA, 15 (EUROPA PRESS)

La Unión de Consumidores ha visitado, con motivo de las Fallas, un total de 53 kioscos distribuidos en 5 zonas de Valencia para comprobar el cumplimiento de venta de productos pirotécnicos a niños. Del muestreo se desprende que «sólo en 13 establecimientos vendían y de éstos sólo en cuatro vendieron petardos no adecuados a la edad».

Según la UCE, «en el resto de los establecimientos preguntaban la edad del menor y solicitaban la presencia de un adulto para venderle petardos» y destacaron la «dificultad de encontrar establecimientos donde se vendan petardos».

La UCE recuerda que «cada año especialmente en las Fallas se producen lesiones motivadas por una mala utilización de productos pirotécnicos».

La organización de consumidores recordó que existen tres clases de productos pirotécnicos que pueden ser utilizados por no profesionales: clase III cuya venta está prohibida a menores de 18 años, los de clase II a menores de 14 años y los de clase I a menores de 8 años.

Hay que comprobar que en la etiqueta del producto se indique además del nombre comercial del producto, la identificación del fabricante o importados, clase a la que pertenece y la información de los riesgos, y si se pueden vender por separado o no.

También hay que rechazar los productos pirotécnicos que aparezcan deteriorados o dañados, no manipular sus componentes ni extraer su contenido, y para inutilizarlos sumergirlos en agua durante un tiempo prudencial.

Además, se recuerda que no se debe permitir que los niños utilicen más productos pirotécnicos que aquellos que están autorizados para su edad. Aún así, cuando los utilicen siempre bajo la vigilancia de una persona adulta y que no hay que acumular artefactos pirotécnicos en ropa y bolsillos.

Tampoco hay que encenderlos al lado o cerca de otros artificios pirotécnicos. Es necesario adquirir los productos sólo a profesionales autorizados para su venta.