.

MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

La ministra de Sanidad y Consumo, Elena Salgado, destacó hoy en el Pleno del Senado la necesidad de formar mejor a los consumidores para que presenten denuncias o reclamaciones siempre que no estén satisfechos por los servicios prestados de acuerdo con el contrato firmado, ya que se ha detectado en un estudio que gran parte de los usuarios no reclaman.

Asimismo, Salgado abogó por potenciar la labor de las asociaciones de usuarios y mejorar el diálogo con las oficinas municipales de información a los consumidores. Según la ministra, es evidente que el nivel medio de satisfacción de los usuarios (un 7,39 sobre 10 puntos) es muy elevado, lo que demuestra que tienen una confianza importante en la calidad de los servicios que se le prestan, pero es necesario mejorar ciertos aspectos como aumentar la transparencia y elevar la competencia.

En estos aspectos, la titular de Sanidad recordó que el Gobierno está desarrollando el anteproyecto de Ley de Mejora de la Protección de los Consumidores –que será aprobado próximamente en el Consejo de Ministros– que prohíbe las prácticas de redondeo y obliga a que se establezcan procedimientos para darse de baja de los servicios contratados que sean idénticos a los establecidos para darse de alta. «Desde nuestro punto de vista esto va a aumentar la competencia, va a facilitar el cambio de prestador del servicio y va a reducir los problemas en relación al cobro de los servicios no facilitados», explicó.

Asimismo, recordó en su respuesta a la pregunta formulada por el senador socialista Juan José Palacios, que el Ministerio de Industria ha regulado una nueva manera de acceso a Internet y los derechos de los usuarios de las comunicaciones electrónicas.

Del estudio se desprende que los consumidores acuden cuando tienen una reclamación en primer lugar a los centros de atención al cliente de las empresas, por lo que el Ministerio desea impulsar el diálogo con esos prestadores de servicios de interés general para mejorar la calidad de los centros. Las oficinas municipales de información a los consumidores se sitúan en segundo lugar, y en este sentido, Sanidad va a incrementar la colaboración con las mismas a través de un convenio con la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP).

En cuanto al control de los servicios, Salgado señaló que los ciudadanos desean un mayor control por parte de las administraciones, por lo que en cooperación con las comunidades autónomas el Ministerio de Sanidad y Consumo va a impulsar el incremento de las campañas del control del mercado, y va a potenciar las asociaciones de consumidores, ya que son un elemento esencial para abordar los problemas que el estudio ha puesto de manifiesto.