.

El 75% opina que deberían ser escuchadas las opiniones de los pacientes, y critican que se mantengan las listas de espera

MADRID, 04 (EUROPA PRESS)

Los españoles califican con un 6,79 de media la asistencia primaria que reciben del Sistema Nacional de Salud (SNS). En cuanto a la atención especializada, los usuarios españoles valoran positivamente la infraestructura de los centros, con un 7,35, la dotación médica y equipamientos, 7,22, y la buena disposición y comportamiento de los profesionales sanitarios, 7,06.

No obstante, los usuarios españoles del SNS señalan como aspectos negativos la insuficiencia organizativa y la escasa información al paciente y al ciudadano en general.

Estos son resultados extraídos del estudio «¿Estamos satisfechos los ciudadanos con el Sistema Nacional de Salud?: valoración según los barómetros sanitarios» presentado hoy en Madrid y elaborado por la Fundación Gaspar Casal -con la colaboración de la Fundación AstraZéneca- con las respuestas de más de 60.000 ciudadanos sobre el funcionamiento del SNS español entre los años 1995 y 2004.

Según el estudio, gran parte de los ciudadanos piensan que deberían ser escuchadas sus opiniones. «El paciente se siente un poco perdido, no se le tiene en cuenta, por ello el 75% de los encuestados cree que el SNS necesitaría reformas a partir de las opiniones de los pacientes», afirmó Santiago Pérez, investigador asociado de la Fundación Gaspar Casal. Igualmente, el 49,96% de los usuarios piensa que debería participar en reuniones de interés para poder expresar sus opiniones.

PREOCUPACIÓN POR LISTAS DE ESPERA.

Otra de los preocupaciones principales que persisten a lo largo de los diez años estudiados son las listas de espera y la dificultad en conseguir una cita con el médico o especialista. «La palabra tiempo es uno de los puntos negativos del SNS: el tiempo que dedica el médico al paciente, el tiempo que hay que esperar para ser atendido…», añadió Pérez.

En el mismo sentido, los usuarios españoles aseguran que los recursos que las autoridades asignan a las necesidades de los mayores son insuficientes. «Esta preocupación es cada vez mayor», según el experto.

Con el objetivo de optimizar los barómetros sanitarios, la Fundación Gaspar Casal ofrece propuestas al Ministerio de Sanidad y Consumo como la mejora de la información sanitaria. «Es necesario que se les pregunte a los ciudadanos, se tomen en cuenta sus respuestas y se pongan en marcha medidas que refuercen el SNS», manifestó Pérez. «Las encuestas deben convertirse en un instrumento fiable que mida la satisfacción de los usuarios», concluyó.

En referencia a otros asuntos, los resultados del estudio señalan que la opción privada en materia de sanidad se encuentra asociada a un mayor nivel de renta. En este sentido, se observa que la cuota de la sanidad privada se ha multiplicado casi por cinco en la medicina general, pediatría y servicios de urgencia entre los años 2002 y 2004.

También hay un crecimiento en cuanto a la creencia de los ciudadanos de que es necesario controlar el gasto farmacéutico; por ello, hay una preferencia por el uso de medicamentos genéricos. En cuanto a los servicios prestados por la sanidad pública en las distintas comunidades autónomas, existe una opinión mayoritaria de que estos son iguales indiferentemente de la comunidad que sea.