.

SEVILLA, 12 (EUROPA PRESS)

La Federación Andaluza de Empresas Cooperativas Agrarias (Faeca) aplaudió hoy la investigación de la Policía Nacional y los Mossos d»Esquadra, que desmanteló varias redes de distribución de aceite fraudulento que se vendían en Cataluña y Levante, y afirmó que el sector «es ahora más vulnerable» por los cambios en los sistemas de ayudas introducidos con la Organización Común de Mercado (OCM).

En declaraciones a Europa Press, el director gerente de Faeca, Rafael Sánchez de Puerta, recordó que la nueva OCM no obliga a declarar las producciones, con lo que consideró necesario adoptar «medidas alternativas» de control. En cualquier caso, se mostró «encantado» con la operación policial y lamentó que este tipo de fraudes tengan una «repercusión tan negativa» en el sector.

Sánchez de Puerta no descartó que la supuesta estafa pueda estar relacionada con los últimos robos producidos en almazaras de Córdoba, Jaén y Málaga, y afirmó que, «si no ha ocurrido ya, podría acabar en el mercado de forma fraudulenta, con mezclas».

En este sentido, Sánchez de Puerta señaló que, en el sector aceitero, «el fraude es atractivo» por la gran diferencia que existe entre los aceites baratos y los de alta calidad. «Es muy lucrativo», recalcó.

El aceite retenido se comercializaba en Cataluña y Levante por medio de diversas empresas de distribución mayorista que se dedicaban al transporte de personas, pero que aprovechaban los viajes para vender, entre turistas y personas de la tercera edad, los productos fraudulentos. También ha sido identificada y desmontada una red de distribución de algunos aceites a través de internet y se han detenido tres personas, una en Madrid y otras dos en Alcañiz (Teruel).

En Jaén la policía se incautó de 18.600 litros de aceite, 12.800 latas vacías para envasar, 4.000 garrafas de cinco litros vacías y miles de etiquetas de distintas marcas de aceite para pegar en los envases de latas y garrafas.

En Baena (Córdoba) se intervinieron 20.800 litros de aceite de girasol, 16.710 litros en garrafas de plástico de cinco litros de aceite de oliva virgen extra, unos 30.000 envases de plástico para usar en formatos de uno y cinco litros, y unas 14.000 unidades de cartonaje para envasar.

Por su parte, en Lucena (Córdoba) fue intervenida una cantidad algo menor, unos 17.000 litros de aceite de oliva virgen extra, que carecía, como todos, de registro sanitario y autorización administrativa.