.

MADRID, 25 (EUROPA PRESS)

El presidente de la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM), Santiago Palacios desaconseja el uso de laxantes para combatir el síndrome del intestino irritable, cuya manifestación más frecuente, el estreñimiento, afecta en mayor proporción a las mujeres y recomienda que, sobre todo en mujeres menopáusicas, se prescriba un tratamiento farmacológico y alimenticio.

En opinión del presidente de la asociación, Santiago Palacios, «además de la prevención y tratamiento de las principales enfermedades asociadas a la menopausia, como la enfermedad cardiovascular y la osteoporosis, los expertos responsables de la salud de la mujer en esta etapa de la vida deben abogar, cada vez más, por el manejo de todos los problemas y trastornos que afectan especialmente a este sector de la población», entre los que mencionó al síndrome del intestino irritable que, combinado con otros trastornos de la edad, puede empeorar considerablemente la calidad de vida de las mujeres.

De hecho, son las mujeres las que más sufren este trastorno intestinal que -según consignó Palacios- suele aparecer por lo general antes de los 30 años pero perdura a lo largo de toda la vida.

Según el doctor Palacios, «cuando la mujer llega a la menopausia, si, además de presentarse patologías como la osteoporosis y la enfermedad cardiovascular, ya existe el Síndrome de Intestino Irritable, cuyo síntoma más frecuente en la mujer es el estreñimiento, el bienestar general y la calidad de vida empeoran aún más». En este sentido, el profesional consideró que «los ginecólogos, como responsables de la atención sanitaria integral a la mujer, debemos tener en cuenta este trastorno, que puede limitar su vida laboral, así como sus relaciones sociales y personales, debido a la angustia e incapacidad que provocan sus síntomas».

El Síndrome del Intestino Irritable es una enfermedad funcional (no se conocen sus causas o lesión metabólica hasta el momento) caracterizada por la presencia de una serie de síntomas digestivos y que afecta a alrededor de 6 millones de personas en España. En este sentido, los Criterios Roma II establecen que una persona tiene Síndrome del Intestino Irritable cuando padece dolor abdominal sin localizar exactamente en ningún punto y que se alivia al deponer, cambios en el hábito intestinal, bien en forma de estreñimiento o diarrea. Esta sintomatología debe darse al menos durante un año y haber estado presente durante al menos 12 semanas de ese año, aunque no sea de forma consecutiva.