.

Propone recomendaciones para un sistema «normalizado, sencillo y comprensible»

BRUSELAS, 4 (EUROPA PRESS)

La Comisión Europea arremetió hoy contra las «deficiencias» en el etiquetado de los productos de protección solar y propuso una serie de recomendaciones no vinculantes, que se aplicarían a partir de 2007, para que los fabricantes adopten un sistema «normalizado, sencillo y comprensible» en el mercado comunitario.

«Actualmente no hay reglas uniformes y los consumidores se enfrentan a una serie de números y eslóganes publicitarios que son confusos y a veces incluso engañosos», lo que puede resultar «peligroso» para la salud, dijo el portavoz de Industria y Empresas, Gregor Kreuzhuber.

La mayoría de productos indican el «factor de protección solar», que se refiere sobre todo a los rayos UVB (causantes de las quemaduras), pero no a los rayos UVA (que agravan el riesgo de cáncer y contribuyen al envejecimiento de la piel), subrayó el Ejecutivo comunitario. Cada productor señala esta protección de forma distinta.

Para acabar con discrepancias y confusiones, Bruselas propone que todos los fabricantes indiquen de modo uniforme la defensa contra los rayos UVA según métodos de ensayo normalizados. Además, pretende prohibir las expresiones que den a entender una protección solar total (como «sunblock», o «pantalla total»), porque considera que ésta no existe.

Finalmente, en la etiqueta deben figurar instrucciones claras y comprensibles para que el usuario sepa cómo utilizar correctamente el producto solar. Por ejemplo, insistir en que se requiere la aplicación de grandes cantidades y aplicaciones frecuentes para lograr la protección necesaria.

En 2004, el volumen de negocio de los productos solares en Europa rondó la cifra de 1.300 millones de euros. En 2005, las ventas aumentaron un 4%. Sólo tres de los diez principales proveedores de la UE son empresas no europeas, que cubren alrededor del 12% del volumen de negocio.

El Ejecutivo comunitario ha abierto un periodo de consulta con todas las partes afectadas. Kreuzhuber aseguró que la industria ha dado «indicaciones» de que está de acuerdo con el enfoque de Bruselas y se ha optado por la vía de la recomendación para ganar tiempo y evitar nueva legislación. No obstante, el portavoz advirtió de la posibilidad de elaborar una norma obligatoria si las empresas no respetan las directrices.

«Los consumidores deben ser plenamente conscientes de que no existe ningún producto solar que aporte un 100% de protección contra los rayos UV peligrosos. Una protección solar insuficiente entraña graves riesgos para la salud como el cáncer de piel», recordó el comisario de Sanidad, Markos Kyprianou.

Insistió en que los productos solares no son más que «una de las medidas» para protegerse del sol. Según el Ejecutivo comunitario, también hay que evitar exposiciones demasiado prolongadas durante las horas de más intensidad; llevar ropa, sombrero y gafas que protejan; y evitar por completo que los bebés y niños pequeños estén expuestos directamente a la luz solar.