.

VALENCIA, 24 (EUROPA PRESS)

La detección de un gen facilita el diagnóstico precoz de algunas de las patologías reumáticas más incapacitantes, permitiendo así al paciente afrontar un tratamiento que obtenga mejores resultados y ejercer un control más efectivo y temprano de estas enfermedades, según informaron fuentes de la Sociedad Española de Reumatología.

Se trata de las espondiloartritis, un conjunto de dolencias reumáticas crónicas, de larga evolución y naturaleza inflamatoria que afectan fundamentalmente a la columna vertebral, aunque su radio de acción puede extenderse a otras articulaciones periféricas.

El gen en cuestión, el HLA-B27, se localiza en el cromosoma 6 y está presente en el 90% de los pacientes que padecen espondilitis anquilosante, la variante más común de las espondiloartropatías.

La Sociedad Española de Reumatología (SER) ha editado un libro de carácter práctico que, por primera vez, explica las claves de la patología, sus consecuencias y tratamientos. Coordinado por el doctor Javier Ballina, «Las espondiloartritis. Guía de la enfermedad para el paciente» se presentó hoy durante la jornada inaugural del XXXII Congreso Nacional de la SER, que se celebra esta semana en Valencia.

Según recoge la publicación, el 8% de la población es portador de este marcador genético, pero sólo entre el 1 o el 2% de ellos (uno de cada mil habitantes) desarrolla esta clase de enfermedades.

«Que una persona sea portadora de este antígeno no significa que vaya a padecer la dolencia. Pero si hay antecedentes familiares o síntomas de inflamación de la columna y se detecta un HLA-B27 positivo, el índice de sospecha aumenta, con lo que el diagnóstico precoz va a ser esencial para mejorar el pronóstico», argumenta el doctor Ballina.

Además de los estudios relativos a este gen, esta Guía de la Sociedad Española de Reumatología, patrocinada por Wyeth, desglosa en un lenguaje asequible toda la información referente a las enfermedades reumáticas que por sus síntomas y características se agrupan bajo la denominación común de espondiloartritis y, sobre todo, contiene la aportación de una decena de prestigiosos médicos reumatólogos que ponen su conocimiento al servicio de los pacientes para despejar las dudas más frecuentes.

Según el doctor Ballina el síntoma principal que identifica a las llamadas espondiloartritis, una enfermedad que afecta a los jóvenes y, sobre todo, a varones, es la «inflamación de las articulaciones de la columna».

Según el doctor, «a pesar de que hay cierto desconocimiento en la sociedad, estas patologías son muy incapacitantes y dañan la calidad de vida del paciente. Suelen manifestarse en personas menores de 40 años, y además de los problemas en la columna pueden producir lesiones, según la evolución de cada paciente, en los ojos, piel o el aparato digestivo», dice el doctor Ballina.

Es el caso, tal y como recoge esta guía, de la espondilitis anquilosante, el tipo más común de las espondiloartropatías. Suele aparecer entre los 20 y los 30 años de edad y empieza a manifestarse con un dolor lumbar que empeora por las noches y obliga a levantarse al enfermo de la cama.

La rigidez de la columna surge posteriormente de forma gradual y la inflamación puede extenderse a otras articulaciones. Otras espondiloartritis son las juveniles, un grupo heterogéneo de patologías reumáticas que se inician en niños y adolescentes menores de 16 años, que se ven obligados a enfrentarse a síntomas propios de la artritis a edades muy tempranas.

La artritis reactiva, la psoriásica, la que sufren los pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal y las espondiloartritis indiferenciadas son otras de estas espondiloartropatías.