.

MADRID, 26 (EUROPA PRESS)

La Federación de Consumidores en Acción (FACUA) ha aplaudido la operación policial desarrollada en la Costa del Sol que ha acabado con el desmantelamiento del principal grupo organizado dedicado a presuntos fraudes multimillonarios en la reventa de multipropiedad, «time sharing» o tiempo compartido. Además, FACUA subraya en un comunicado que lamenta el «deficiente control» del sector del tiempo compartido por parte de las autoridades de Consumo.

FACUA aboga por la «actuación coordinada entre las administraciones de Consumo de los 17 gobiernos autonómicos y el Ministerio de Sanidad y Consumo, con el fin de garantizar un control eficaz del sector y la puesta en marcha de actuaciones administrativas y/o judiciales al detectar irregularidades».

La Federación tiene actualmente interpuestas demandas en los juzgados de Sevilla y Torremolinos (Málaga) contra cinco empresas del sector: Mundo Mágico, Vasco de Gama, Espinaquer, Gran Club Vacaciones, Sunset Beach Club y Kumana Tours.

En sus demandas, solicita «la nulidad de los contratos suscritos por los usuarios con estas empresas por vicio de consentimiento, ya que no recibieron la información obligatoria establecida en la normativa que regula el sector». «En muchos de estos contratos no se indica que el consumidor tiene un plazo de diez días para desistir de los mismos, una obligación legal cuyo incumplimiento provoca la nulidad de los documentos», subraya FACUA.

Asimismo, la Federación pide subsidiariamente la resolución de los contratos por incumplimiento, así como la de los préstamos vinculados a los mismos; las entidades financieras también son objeto de las demandas. «Al firmar los contratos se asegura a los usuarios que podrán disfrutar del uso de inmuebles ubicados en zonas costeras durante periodos estivales, pero en realidad sólo pueden acceder a los mismos en meses como enero o febrero», añade FACUA.

Además, FACUA apunta que para captar a sus clientes, estas empresas denunciadas «utilizan técnicas muy agresivas, a través de reuniones en hoteles donde los usuarios permanecen durante horas», y «los comerciales consiguen que numerosos consumidores firmen dos contratos, uno para la adquisición del derecho de aprovechamiento por turno de los inmuebles y otro que consiste en un crédito al consumo para su financiación».

Por último, la Federación recuerda que la denominación «multipropiedad» está prohibida por la normativa que regula el sector, «ya que el usuario no adquiere una propiedad, sino un derecho de uso compartido». El negocio del tiempo compartido está regulado por la Ley 42/1998, de 15 de diciembre, sobre derechos de aprovechamiento por turno de bienes inmuebles de uso turístico.