.

PAMPLONA, 29 (EUROPA PRESS)

Las sociedades científicas Vasco-Navarra de Cardiología, Navarra de Medicina de Familia y Atención Primaria y Vasco-Navarra de Patología del Aparato Respiratorio alertan de que el tabaco es «sumamente nocivo» para la salud, y que es «una forma de drogodependencia», por lo que inciden en la importancia de trabajar «entre todos» para que los fumadores consigan dejar este hábito.

Estas sociedades han emitido un comunicado con motivo de la celebración, el 31 de mayo, del «Día Mundial Sin Tabaco». El tabaquismo, precisan, es «el problema de salud pública más importante en nuestro país», ya que es la primera causa de muerte evitable. Más de 50.000 personas mueren al año en España por enfermedades relacionadas con el tabaco.

En esta línea, creen que la lucha contra el tabaco es «una labor de todos», porque «cada uno tiene su parcela y todos somos necesarios». De los poderes públicos a todos los niveles que, dentro del respeto a la libertad individual, «deben adoptar las medidas y legislación apropiadas para concienciar a la población, preservar los derechos de los no fumadores, garantizar los espacios sin humo, proteger a los menores y apoyar al fumador que desea dejarlo», entre otras medidas.

Educadores (padres, profesores, etc) e informadores deben de ser conscientes de la importancia que su actitud y comentarios tienen en la población general y especialmente en niños y adolescentes sobre todo a la hora de iniciarse en el hábito tabáquico, apuntan estas sociedades científicas, que creen asimismo que ciudadanos, fumadores y no fumadores, deben conocer bien los efectos del tabaco, los medios para su abandono eficaz y exigir su derecho a vivir en un ambiente sin humo.

SU DESAPARICIÓN, EL MAYOR LOGRO

«La desaparición del tabaquismo sería un importante logro de la medicina, mayor que los avances médicos que estamos viviendo», ya que provocaría «una reducción drástica» de las enfermedades cardiovasculares (como el infarto de miocardio), de los cánceres (con la casi desaparición del cáncer de pulmón) y de las enfermedades respiratorias, entre otras.

En esta línea, estas entidades denuncian que el tabaco no sólo afecta al fumador, ya que el humo «tiene una repercusión, a veces muy seria, sobre las personas de alrededor del fumador, peor a ciertas edades (por ejemplo situaciones de embarazo, niñez y adolescencia) pero en todas ellas».

Para dejar de fumar, «una de las cosas más importantes» que una persona puede hacer por su salud y la de sus convivientes, es preciso saber buscar una motivación suficiente y pedir ayuda a los profesionales en caso necesario. El fumador debe saber que la vida sin tabaco «es totalmente satisfactoria y que sus expectativas de vida mejorarán tanto en cantidad como en calidad», añaden.