.

MADRID, 31 (EUROPA PRESS)

El Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, Pedro Núñez Morgades, apeló hoy a la responsabilidad de los padres para disuadir a sus hijos menores del consumo de alcohol, ante los «preocupantes» datos de su ingesta en jóvenes. Tras reclamar a las familias que no sean permisivos con esta práctica porque los efectos de esta droga son «altamente perjudiciales» para los menores, exigió una actuación «coordinada» de administraciones, centros educativos, familias y medios de comunicación.

A su juicio, es «fundamental» el diálogo y que, desde muy pequeños, se fomenten en ellos modelos de vida «incompatibles» con el consumo de bebidas alcohólicas, como la práctica de deporte o el disfrute de actividades al aire libre. Para ello, considera también relevante que los adultos que les rodean, especialmente los padres, les sirvan de modelo, evitando, en lo posible, consumir alcohol delante de ellos y, en todo caso, siempre de forma «muy responsable».

Para Núñez Morgades, en la mayoría de los casos, la actitud de los padres su actuación ante la ingesta de alcohol por sus hijos es más un «dejar hacer» porque se sienten «incapaces» de controlar la «inercia social» que hay en torno al consumo de alcohol. Asimismo, alertó en comunicado de la «inmadurez hepática, neurológica, de los procesos cognitivos y psicológica» que se da en las edades en las que los menores están consumiendo alcohol.

PIDE UN CONGRESO MONOGRÁFICO

Al considerar el «botellón» la vía por la que se inician a este hábito, el defensor del Menor mostró su oposición a los «botellódromos», exigiendo medidas para impedir el acceso de los menores de 18 años controlando, igualmente, que los consumos no sean «tan elevados».

Ante todo ello, apostó también por celebrar, a instancias del Plan Nacional Sobre Drogas, un congreso en el que se aborde la relación entre los jóvenes y el alcohol, planteando la implicación de todas las instancias sociales y administrativas, un cambio de estrategia y medidas preventivas.