.

MADRID, 14 (EUROPA PRESS)

Las tarifas de autobús interurbano varían en hasta un 143% en función de la ciudad española donde se utilice este servicio, según se desprende del estudio comparativo que la Federación de Consumidores en Acción (Facua) ha realizado en un total de treinta ciudades.

El informe difundido hoy señala también que las tarifas del transporte en autobús subieron en 2005 por encima del Indice de Precios de Consumo (IPC) en la mitad de las ciudades analizadas.

En concreto, según los datos de Facua, la subida media del billete de un sólo viaje fue del 3,5%, mientras que la de los «bonos» se elevó al 4,7% (un 2,8% en el caso de los que no ofrecen posibilidad de transbordo).

No obstante, la organización de defensa del consumidor calcula que la utilización de estos «bonos» arroja una ahorro mínimo del 39% frente al billete de un sólo viaje, descuento que puede alcanzar hasta un 70% en caso de que se realicen transbordo en las ciudades que permiten esta posibilidad. Sevilla y Valencia son las ciudades que presentan un mayor descuento al comprar un «bonobus».

En cuanto a las subidas, Castellón y A Coruña son, según Facua, las ciudades donde más se encareció este transporte público interurbano, con incrementos del 12,55% y el 10,3%, tomando como consideración los «bonos».

BONOS Y BILLETES.

Las ciudades donde se venden los bonobús o tarjetas con trasbordo más caros son Murcia, con 9,00 euros, y Barcelona (6,65 euros), mientras que los más económicos se encuentran en Salamanca (3,70 euros), Logroño (4,27 euros) y Castellón y Pamplona (4,50 euros).

En cuanto al bono o tarjeta sin trasbordo, la localidad más cara es Palma de Mallorca (8 euros), por delante de Adeje (Tenerife), con 7,20 euros y Madrid (6,15 euros). Las ciudades más baratas son Ciudad Real (4,15 euros), y Sevilla (4,20 euros).

En el caso de los billetes de un sólo trayecto, los más caros son los de Barcelona (1,20 euros), Palma de Mallorca y Adeja (1,10 euros) y los más económicos los de Logroño (0,56 euros) y Cuenca (0,65 euros).

Facua considera «razonable» que el precio del billete único sea «disuasorio» con el fin de que se «premie» a quienes apuestan por el transporte público.

No obstante, en un comunicado la organización solicitó a los ayuntamientos que permitan la participación de las asociaciones de consumidores en los consejos de administración de las empresas que gestionan el transporte urbano con el fin de que «los representantes de los usuarios conozcan y participen de forma directa en las decisiones sobre la calidad del servicio y las tarifas».