.

El nivel de esfuerzo salarial de los jóvenes supone la cifra más alta dentro de los últimos seis años

MADRID, 15 (EUROPA PRESS)

Los jóvenes españoles necesitan dedicar el 55,2% de sus salario a la compra de una vivienda libre, un máximo histórico dentro del período de los últimos seis años. En el caso de los jóvenes menores de 25 años esta cifra alcanza el 70% de los ingresos, según datos del último trimestre de 2005 ofrecidos por el último boletín del Observatorio Joven de Vivienda en España del Consejo de la Juventud (CJE).

Asimismo, las mujeres jóvenes, que perciben hasta un 22% menos del salario que los hombres de su misma edad siguen siendo, junto a las personas menores de 25 años, quienes peores condiciones de trabajo tienen y, por tanto, mayores dificultades a la hora de adquirir una vivienda. En su caso, el esfuerzo salarial alcanza el 62% de los ingresos, frente al 52% de los hombres.

Asimismo, según la estimación de la superficie máxima tolerable, que apunta los metros cuadrados máximos que puede tener una vivienda para que el comprador no emplee más del 30% de su salario, una persona joven únicamente podría adquirir un vivienda de 53,4 metros cuadrados de media en España.

PROBLEMAS Y SOLUCIONES.

Una de las principales causas que explican estas dificultades para adquirir una vivienda entre los jóvenes, según el CJE, es la alta tasa de temporalidad en el empleo, ya que el 69% de los contratados temporalmente y el 63,8% de los que tienen un contrato temporal de menos de un año de duración son jóvenes.

Otro de los problemas existentes son las dificultades que plantea el mercado hipotecario, dado el progresivo encarecimiento de la cuota media para una vivienda libre, y que seguramente se verán agravadas en 2006 con la reciente subida de los tipos de interés hasta el 2,75%, según la organización.

Antes estas circunstancias, desde el CJE se pide a las administraciones públicas «políticas más audaces tanto en el mercado de trabajo como en el de la vivienda». Concretamente, entre otras medidas, piden que se destinen más ayudas directas a los jóvenes para acceder a una vivienda priorizando las ayudas al acceso de alquiler, así como que se potencie la construcción de viviendas públicas protegidas en régimen de alquiler para la población con menos ingresos.

Además, de potenciar la VPO protegidas, solicitan, como lo hicieran la pasada semana ante la ministra de Vivienda, María Antonia Trujillo, que se reserve hasta un 40% del suelo para la construcción de viviendas de protección.

La organización señaló también que las medidas destinadas a movilizar el parque de viviendas desocupadas para explotarlas en régimen de alquiler «no servirán de nada si los precios de oferta siguen siendo altos».

MADRID, LA COMUNIDAD MÁS EXCLUYENTE.

Por comunidades autónomas, se dan niveles de endeudamiento «altamente excluyentes», como en el caso de la Comunidad de Madrid, dónde los jóvenes deben destinar hasta el 72,6% de su salario para comprar un vivienda.

En el caso del País Vasco, este porcentaje se eleva al 68,5%; en las Islas Baleares hasta el 64,1% y en Cataluña al 57,5%. En el extremo opuesto, con porcentajes de endeudamiento por debajo de la media española se situarían Extremadura, con un 33,9%; Melilla, con el 40,6% y Castilla y León, con el 43,3%.

En lo que se refiere a la superficie máxima tolerable, esta se reduce a 41,3 metros cuadrados en el caso de la Comunidad de Madrid, mientras que en Extremadura llega a los 88,6 metros cuadrados.