.

Ve «sangrante» que en Madrid se vacíen las piscinas por completo para luego llenarlas, cuando existen sistemas de depuración y tratamiento

MADRID, 17 (EUROPA PRESS)

La ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, destacó hoy, con motivo de la celebración del Día Mundial de la Lucha contra la Desertificación y la Sequía, que «cada vez hay más ciudadanos que actúan de una manera responsable y saben la cantidad de litros que ahorran tomando una serie de medidas, como ducharse en vez de bañarse o regar el jardín con la manguera debe ser sustituido por sistemas de riesgo más eficientes, como el riego por goteo».

En declaraciones a Europa Press, Narbona dio diversos consejos para que los ciudadanos hagan un uso prudente del agua. Entre éstos destacó «la posibilidad de limpiar el coche con una bayeta, en vez de hacerlo usando agua a través de una manguera, o hacer cargas completas cuando se utiliza la lavadora o el lavaplatos, ya que ahorra agua y energía». «En una tarea se realizan dos acciones muy responsables», matizó.

La ministra insistió en que «cuando los ciudadanos ponen en práctica estas medidas de ahorro se nota, como ya se ha demostrado en los casos de la Comunidad de Madrid o en la Región de Murcia». Sin embargo, Narbona llamó la atención sobre «el caso de las piscinas», un tema que calificó de «sangrante».

DERROCHE EN LAS PISCINAS EN LA COMUNIDAD DE MADRID

En este apartado, se refirió a la Comunidad de Madrid y la autorización para el llenado de las piscinas realizada por el Gobierno regional. Narbona lamentó que algunos ciudadanos «hayan vaciado por completo las piscinas en muchas zonas residenciales, cuando hoy en día existen tecnologías para que el agua de una piscina dure bastantes años siendo depurada y tratada correctamente».

Con estos tratamientos «se consigue la misma calidad del agua, sin que haya riesgo sanitario», explicó la ministra, quién anunció que Medio Ambiente ha recibido ya «denuncias contra urbanizaciones de las afueras de Madrid, donde se vaciaron las piscinas por completo» para luego llenarlas.

«Este es el tipo de cosas que no se pueden permitir y se debe tender cada vez más a considerar los parques, los jardines y las piscinas como algo que supone un plus, pero antes de atender sin ningún tipo de límite los usos suntuarios hay que garantizar el uso del agua para las tareas cotidianas, como asearnos, lavar la ropa o beber agua», puntualizó.

En este sentido, Narbona subrayó que «los Ayuntamientos tienen la capacidad de modular las tarifas del agua que cobran en las ciudades y, por lo tanto, pueden incentivar el uso razonable del agua». «Hay muchos instrumentos que no están en manos de nuestro ministerio», advirtió, al tiempo que recordó que «el Ministerio de Medio Ambiente está invirtiendo, junto con el Ministerio de Agricultura, muchos millones de euros en modernizar la agricultura, una tarea que es fundamental pues es el sector donde más agua se consume».