.

((Esta noticia está embargada hasta las 22:00 horas))

MADRID, 21 (EUROPA PRESS)

Los padres que informan a sus hijos sobre los riesgos del cáncer de piel fomentan actitudes y comportamientos correctos entre los menores frente a la exposición al sol, especialmente, cuando la relación padre-hijo es de «muy buena calidad», según un estudio realizado por el doctor Rob Turrisi y sus colegas de la Pennsylvania State University (Estados Unidos).

Estos expertos evaluaron mediante un programa las intervenciones y características de 468 padres e hijos. Los padres recibieron un manual que les animaba a informar a sus hijos sobre los riesgos del cáncer de piel, fomentar hábitos saludables y disuadir acerca de los baños de sol y los bronceados. Después de 45 días, los niños contestaron preguntas acerca de sus costumbres frente al sol y la dinámica de sus familias.

Los resultados del estudio demostraron que la calidad de la relación entre padres e hijos, el nivel de confianza del menor en sus progenitores y la frecuencia comunicativa entre ambos influían en las costumbres del niño y que el programa fue más efectivo en las familias con una comunicación más activa y fluida. Así, más tarde, los hijos con padres más implicados con esta educación desarrollaron menos quemaduras solares.

Los especialistas aseguran que «si un niño siente que sus padres son cariñosos, que se puede confiar en ellos, son buenos oyentes y que muestran respeto por él, se siente más dispuesto a escuchar sus consejos como, por ejemplo, los riesgos del cáncer de piel». Asimismo, si el niño tiende a obedecer siempre las órdenes de sus padres, «estos influirán más y los animarán mejor a seguir actitudes adecuadas frente al sol».