.

WASHINGTON, 1 (EP/AP)

Varias compañías de tabaco solicitan al juzgado federal permiso para continuar en el extranjero con las campañas publicitarias de sus cigarrillos «bajos en nicotina» y «light», dos semanas después de que esta estrategia de marketing fuera prohibida en Estados Unidos. La juez estadounidense Gladys Kessler falló, el pasado 17 de agosto, que las principales marcas de cigarrillos del país que habían violado sistemáticamente la ley y habían estado engañando al público durante años sobre los riesgos para la salud que entraña el tabaco.

Kessler ordenó a las compañías que dejaran de utilizar términos como «light» en sus productos, alegando que estos cigarrillos no eran menos perjudiciales que los demás. La juez también ordenó a las tabacaleras la publicación en periódicos y en sus páginas web, además de en las cajetillas de cigarrillos, de los efectos nocivos que provocan los cigarrillos.

Los abogados de las tabacaleras preguntaron el jueves a la juez si su sentencia de no continuar con las campañas publicitarias basadas en los productos «light» o «bajos en nicotina» también afectaría a su actuación fuera del país.

«La prohibición del uso de las descripciones bajo en nicotina en países extranjeros sería una intrusión injustificada en la regulación de otros países», alegaron los abogados. La prohibición de este tipo de marketing pondría a las compañías estadounidenses en una situación de desventaja en la competencia con otras tabacaleras internacionales, alegaron los abogados, que puntualizaron que las ventas en el extranjero supone un gran porcentaje de sus ingresos.