.

MADRID, 7 (EUROPA PRESS)

Las modelos que desfilarán en la Pasarela Cibeles, que se celebrará del 18 al 22 de septiembre, deberán tener un «aspecto saludable», lo que supone que su índice de masa corporal será de en torno a 18, es decir, que para una chica que mide 1,75 centímetros, su peso debe oscilar entre los 56 ó 57 kilos, aproximadamente.

La viceconsejera de Economía, Concepción Guerra, explicó hoy en rueda de prensa que esta medida es fruto de la decisión del Gobierno de Esperanza Aguirre de difundir una imagen que sitúe este certamen dentro de «parámetros saludables», con unos «modelos corporales acordes con la realidad» y que reflejen «hábitos alimentarios sanos».

Guerra señaló que el índice de masa corporal, que ofrece información sobre el nivel de grasa en el organismo, es la única referencia internacional válida que utilizan los expertos en nutrición y endocrinología y es el resultado de dividir el peso entre la altura al cuadrado de la persona.

Así, entre 18 y 20 se considera que una persona tiene un nivel normal de masa corporal. Entre 25 y 30 se observa un aumento de riesgo y las personas tienen «sobre peso» o «exceso de peso», mientras que por debajo del 18 por ciento se considera que una persona no tiene una nutrición adecuada.

Ahora, la Comunidad de Madrid, de acuerdo con la Asociación de Creadores de Moda y expertos en nutrición, ha decidido que las modelos que desfilen tengan en torno a un 18 de masa corporal y así la Pasarela Cibeles será el primer certamen internacional que adopta medidas «para evitar transmitir unos cánones de belleza asociados a una extrema delgadez y que puedan provocar trastornos de salud».

En este sentido, la doctora Susana Monereo alertó de los peligros que conlleva estar extremadamente delgado pues, según dijo, no sólo las jóvenes corren el riesgo de sufrir enfermedades como la anorexia o la bulimia, sino que también pueden desarrollar enfermedades mentales, osteoporosis o tener problemas de fertilidad.

PROCESO DE SELECCIÓN

El diseñador Jesús del Pozo explicó hoy que durante el proceso de selección de las modelos «ha habido muchos problemas» y que al final entre el 30 y el 40 por ciento de las chicas «se han quedado fuera». Además, afirmó que las propias jóvenes son «suficientemente conscientes» de la necesidad de transmitir una imagen saludable.

Finalmente, Del Pozo subrayó que es «más importante» la imagen que se de a la sociedad que la repercusión que esta medida pueda tener en el sector de la moda y se mostró confiado en que los problemas que surjan se solucionen «con unas colecciones estupendas». «Aunque siempre habrá alguien dispuesto a atacar a Cibeles», concluyó.