.

LOGROÑO, 12 (EUROPA PRESS)

Los trabajadores de Sanidad tendrán este mes a su disposición, de forma gratuita, los fármacos que necesiten para dejar de fumar como primer paso para que, el año que viene, cualquier ciudadano que lo precise, en La Rioja, pueda acceder a los mismos. De este modo, Salud busca potenciar una labor preventiva en la que ha invitado a participar a distintos agentes económicos y sociales.

El consejero de Salud, Jose Ignacio Nieto, firmó hoy un convenio de colaboración con el consejero de Hacienda, Juan José Muñoz; el presidente de la Federación de Empresarios, Julián Domenech, el gerente territorial del Instituto Formutua, Carlos Urizar; y la presidenta de la Asociación contra el Cáncer, Divina López.

También acudieron el presidente de la Sociedad Riojana de Medicina de Familia, Tomás García; y una representante de Comisiones Obreras, Ana Terrazas. El objetivo del acuerdo es poner en marcha, conjuntamente, actuaciones para la prevención y asistencia en el ámbito laboral y desarrollar cursos de deshabituación tabáquica para los trabajadores.

Cada una de las partes firmantes, con este acuerdo, se compromete a actuar dentro de su ámbito. En este sentido, Muñoz indicó que, a través de este convenio, los técnicos del IRSAL darán a conocer, en sus visitas a las empresas, los distintos cursos y programas que existen para el abandono del tabaco.

La primera medida concreta que verá la luz, dentro de este convenio, será la puesta a disposición del personal sanitario que lo solicite, a finales de este mes, de los fármacos necesarios para dejar de fumar. Más adelante, el próximo año, y a través de los médicos de familia, esta medida se extenderá a toda la sociedad.

Por otro lado, preguntado por el desarrollo del decreto que, en La Rioja, permitirá el cumplimiento de la Ley Anti-Tabaco, Nieto indicó que «se está tramitando» y que «no se cambian los indicadores con respecto a la semana pasada».

Con respecto a la ley, Nieto sí apostó por incidir en medidas «preventivas» porque, dijo, «no basta con prohibir». A su juicio, lo importante es «poner a disposición de los ciudadanos las medidas necesarias, asistenciales y sanitarias, para que dejen el tabaco».