.

BARCELONA, 15 (EUROPA PRESS)

Expertos reunidos en el simposio internacional «Reproducción y enfermedades malignas» criticaron hoy que no todos los enfermos de cáncer reciben la información adecuada acerca de los posibles problemas de fertilidad que pueden padecer debido al tratamiento de quimioterapia y radioterapia a los que se deben someter y de las alternativas existentes.

Por ello, reclamaron la presencia de protocolos estandarizados en la sanidad pública y privada a la hora de advertir a los enfermos de cáncer de los problemas de fertilidad que pueden padecer.

Así lo explicaron hoy el director del Departamento de Obstetricia, Ginecología y Reproducción Asistida del USP Instituto Universitario Dexeus, Pedro N. Barri, y el director de la Unidad de Infertilidad del Sheba Medical Centre de la Universidad de Tel Aviv en Israel, Jehoshua Dor, también co organizador del evento, promovido por Serono Symposia International Fundation.

En rueda de prensa, Barri criticó que la práctica de advertir a los pacientes de los posibles riesgos en materia de fertilidad en los tratamientos del cáncer «se hace de forma aislada». «No es que no se haga», sino que ello queda supeditado al médico que atiende a cada paciente y se genera descontrol, observó.

Con todo, pidió una mayor colaboración entre los departamentos de ginecología y de oncología de cada centro hospitalario para que lleven a cabo un «trabajo conjunto» y, de este modo, los resultados sean «efectivos», añadió.

Por todo ello, destacó la necesidad de lograr un «foro común de información independientemente de que se trate de sector público o privado y que todos los centros sigan el mismo protocolo» y se consiga una «rutina» de esta práctica.

AUMENTO DE LA SUPERVIVENCIA TRAS SUFRIR UN CÁNCER.

Actualmente, entre un 70% y un 80% de los enfermos de cáncer sobreviven a esta enfermedad «gracias a la eficacia de los tratamientos» y si lo hacen «quieren calidad de vida» y no malmeter su «compromiso con la fertilidad».

Se calcula que en Estados Unidos hay 200.000 supervivientes de cáncer actualmente y que uno de cada 600 adultos en Occidente «va a ser superviviente de un cáncer infantil» en un futuro, señaló Barri, que resaltó también que de 1974 a 1999 se ha incrementado en un 100% el índice de supervivencia a cinco años de estos enfermos.

En concreto, las repercusiones de los tratamientos oncológicos en los enfermos provocan «daños gonadales en los testículos u ovarios de la mujer» en función de su edad y la dosis administrada. «A más edad y más dosis» peor es el daño, que puede llegar a esterilizar a un paciente.

Hasta los 30 o 35 años las posibilidades de que la fertilidad quede afectada son mayores y si después de tres o cuatro años finalizan los tratamientos de quimioterapia o radioterapia y «no aparecen espermatozoides al eyacular o no hay ciclo ovárico en la mujer significa que la pérdida de fertilidad es definitiva», aseveró.

Como alternativas, Barri apuntó la congelación de semen, tejido testicular, óvulos, tejido ovárico, así como de embriones o la inseminación de semen de un donante. Jehoshua Dor explicó que en el mundo ya hay dos niños que han nacido con estas técnicas: uno en Bélgica y el otro en Israel.

Desde 1996, el Instituto Dexeus tiene congelados tejidos de 19 pacientes, que todavía no han solicitado la implantación de estos tejidos para tener un hijo, pero que tienen esa posibilidad.