.

Francia notifica a Bruselas que ha hallado 7 muestras contaminadas de las 19 analizadas

BRUSELAS, 15 (EUROPA PRESS)

La Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (AESA) publicó hoy un dictamen en el que asegura que el arroz transgénico no autorizado LL601, importado accidentalmente desde Estados Unidos y que ha llegado al mercado europeo, no plantea un «riesgo inminente» para las personas ni para los animales.

Al mismo tiempo, Francia notificó oficialmente a la Comisión Europea a través del sistema de alerta rápida que ha hallado 7 muestras contaminadas de un total de 19 analizadas, según informó el portavoz de Sanidad y Protección de los consumidores, Philip Tod.

Además de Francia, también Suecia ha comunicado a sus socios comunitarios el hallazgo de rastros de arroz transgénico en productos presentes en su mercado. Y la Federación Europea de Arroceros señaló este lunes que de las 162 muestras que ha analizado hasta ahora usando uno de los métodos de detección homologados 33 han dado positivo para el LL601, aunque no dio resultados por países.

En su dictamen, la AESA subraya que no hay suficientes datos sobre este tipo de arroz genéticamente modificado para realizar una evaluación de riesgo completa siguiendo sus directrices de trabajo habituales. No obstante, añade que sobre la base de la información disponible «no es probable que suponga un riesgo inminente para la salud de las personas ni de los animales».

La variante de arroz transgénico LL601, producido por la compañía Bayer, no está autorizado en Estados Unidos, donde hay otros tipos que sí están permitidos. Por el contrario, la UE no admite más que el arroz tradicional. El pasado 18 de agosto, Washington comunicó a Bruselas que había detectado rastros de este arroz en su cadena comercial, y que cabía la posibilidad de que también hubiera llegado a la UE. Las importaciones irregulares datan al menos de principios de año.

Según datos de la Comisión, Estados Unidos es, junto a India, Tailandia y Guyana, uno de los mayores abastecedores de arroz a la UE, con unas importaciones que ascienden a una media de 20.000 toneladas mensuales de diferentes variedades.