.

SEVILLA, 18 (EUROPA PRESS)

El científico y director del Centro Andaluz de Medicina Regenerativa, Bernat Soria, aseguró hoy que en medicina «la palabra imposible habría que borrarla del diccionario», dado que con los años se acaba demostrando que aquello que parecía ciencia ficción se hace realidad, algo que ya ocurrió con los transplantes de órganos, por ejemplo, y que ocurrirá con nuevos campos abiertos como el de la transferencia nuclear con fines terapéuticos, más conocida como clonación terapéutica.

En declaraciones a los periodistas, Soria planteó cómo hace 50 años era «impensable» que un organismo humano pudiera funcionar con el riñón de otro, algo que también empieza a ocurrir con las aplicaciones que se hacen gracias a las células madre, «cosas que –reiteró–, si se cuentan hace unas décadas nadie las creería».

Asimismo, indicó que algunas cuestiones biomédicas que suscitan polémica en la sociedad seguramente sean aceptadas como ya ocurriera con los transplantes de órganos, para lo que se refirió al caso concreto de la nueva ley de transferencia nuclear con fines terapéuticos aprobada la pasada semana por el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía.

«Es un campo de investigación donde hay sensibilidades diferentes –aseguró–, pero la misión de las autoridades es dar seguridad jurídica y cobertura, tanto legal como ética, al proceso de una ley que está bien hecha».

Sobre la actitud pionera de Andalucía con la clonación terapéutica, el científico, que participó hoy en el curso «Situación actual de la donación y transplantes de órganos y tejidos», organizado por la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA) en Sevilla, aseguró que la población andaluza, lejos de la imagen que en ocasiones se tenga de ella, mezcla «tradiciones encantadoras y valores modernos y tolerantes que la convierten en una sociedad abierta», por lo que es presumible que acepte las nuevas líneas biomédicas.

A este respecto, el director del citado curso de la UNIA, el coordinador autonómico de transplantes en Andalucía, Manuel Alonso Gil, aseguró que la clonación terapéutica tendrá un papel fundamental en el futuro en cuanto que se podrán obtener tejidos y se podrán evitar muertes que aún se producen por la ausencia de donantes.

Sin embargo, destacó los satisfactorios datos que sitúan a España, y en concreto a Andalucía, como líderes mundiales de la donación de órganos, algo que se ha conseguido «gracias a la concienciación de la ciudadanía», apuntó.

CULTO AL CADÁVER.

En ese sentido, «se produjo un cambio significativo en la mentalidad de los andaluces respecto a las últimas décadas –planteó Alonso Gil–, ya que en cuestión de años pasó de tener una tasa de aceptación de los transplantes del 60 por ciento al 84 actual», lo que, a su parecer, se debe a que «se ha roto el tabú del culto al cadáver», que dificultaba que se hiciera algo al cuerpo una vez fallecido.

Así, explicó que los andaluces son igual de solidarios que hace diez años, lo que ocurre es que ahora están «más y mejor informados» y eso se traduce en una mayor participación a la hora de donar los órganos.

Por último, el coordinador autonómico de transplantes subrayó que el sistema de detección de donantes es «paradigmático» en España, tanto que «está siendo imitado por otro muchos países», concluyó.