.

MADRID, 27 (EUROPA PRESS)

Pacientes que permanecen en estado crítico con sepsis severa o shock séptico y ventilación mecánica experimentan «una mejora clínica significativa» al ser tratados con «Oxepa», una fórmula de nutrición enteral de laboratorios Abbott, según un artículo publicado en el último número de la revista «Critical Care Medicine» y que ha sido presentado esta semana en el Congreso de la Sociedad Europea de Medicina Crítica.

Según informa el laboratorio, el citado estudio demuestra que los pacientes que fueron alimentados con «Oxepa» registraron una reducción de la mortalidad por diferentes causas del 20%, en comparación con los pacientes del grupo control, que recibieron una dieta con idénticos niveles de calorías, proteínas, grasas y carbohidratos, pero con una mezcla diferente de ácidos grasos y niveles más bajos de antioxidantes.

«Controlar la inflamación es básico en los pacientes con shock séptico, ya que éste es el proceso que conduce al fallo orgánico y la muerte. Una intervención nutricional que puede reducir la inflamación en este tipo de pacientes tiene el potencial de salvar vidas y ahorrar recursos hospitalarios», explica el principal autor de estudio, Alessandro Pontes-Arruda, del Hospital Távora en Fortaleza (Brasil).

Abbott destaca que los componentes grasos que reducen la inflamación en «Oxepa» son el aceite de pescado, que contiene ácido eicosapentaenoico (EPA) _un ácido graso Omega 3 de cadena larga_ y el aceite de borraja, que contiene ácido gammalinoléico (GLA) _un ácido graso Omega 6 de cadena larga_. Además, la fórmula contiene altos niveles de vitaminas E y C, taurina y selenio, todos ellos potentes antioxidantes que ayudan a reducir la formación de radicales libres que pueden dañar potencialmente los tejidos y aumentar la inflamación. Los pacientes en ventilación mecánica, a menudo, registran altos niveles de radicales libres.

El estudio, liderado por el doctor Pontes-Arruda, contó con la participación de 165 pacientes, todos ellos con sepsis severa o shock séptico, sometidos a ventilación mecánica y con capacidad para alimentarse por vía enteral (a través de sonda) más que por vía intravenosa.

Los participantes se randomizaron en dos grupos. El primer grupo fue alimentado con Oxepa y el otro recibió una dieta control. Todos ellos fueron monitorizados durante 28 días. Transcurrido este tiempo, habían fallecido 25 pacientes de los 48 del grupo control, en comparación con 18 de los 55 del grupo Oxepa, lo que supone una reducción absoluta de la mortalidad del 19,4% para el grupo «Oxepa».

Un 81% de los pacientes del grupo control sufrió fallos orgánicos que no presentaban al comienzo del estudio, en comparación con el 38% del grupo «Oxepa». El fallo multiorgánico es una causa común de mortalidad en pacientes críticos, lo que tiene una relación directa con la disminución de la mortalidad en el grupo de pacientes que fue alimentado con «Oxepa».

Además, los pacientes del grupo «Oxepa» mostraron una mejora significativa en el grado de oxigenación y precisaron de menos días de ventilación mecánica (la media de días libres de ventilación mecánica fue de 13,4 días por paciente que recibió Oxepa frente a 5,8 días por paciente en el grupo control). La estancia media en la Unidad de Cuidados Intensivos también fue menor en los pacientes a los que se les administró este producto, con una media de 10,8 días libres de UCI frente a 4,6 días del grupo control.