.

OVIEDO, 2 (EUROPA PRESS)

El jefe de Servicio del Hospital Central de Asturias, Luis Rodrigo, afirmó ayer que uno de cada cinco asturianos padece pirosis –ardor de estómago–. Rodrigo rompió con la leyenda y aconsejó que «bajo ningún concepto la gente que padece «reflujo» tome bicarbonato al poseer este demasiada cantidad de sodio, que hace subir la tensión». «El bicarbonato es una remedio de hace 70 años y ahora sólo debería de servir para limpiar la plata», apostilló.

El doctor Rodrigo comentó, en declaraciones a Europa Press, que el 20 por ciento de los españoles padece este problema gástrico que «puede ser genético, producido por el sobrepeso, por las medicaciones que se ingieren o por excesos en las comidas, en el consumo de bebidas con alcohol, y se da también en las personas fumadoras».

«No se sabe la causa pero es multifactorial», añadió el especialista con motivo de la reunión nacional de Consenso sobre la nueva definición de la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) que se celebró esta semana en Oviedo.

«Si una persona come muy fuerte puede tener reflujo, si se bebe alcohol, o si toma aspirinas y antiinflamatorios está en riesgo de padecerlo también, es una suma de factores» apuntó Rodrigo.

El cardias, el anillo que cierra el esófago, «funciona peor en las personas que padecen este problema», afirmó el especialista asturiano, que añadió que esta situación es la que «permite que suba el ácido al estómago que no tiene que tener acidez». «El reflujo se acompaña de esofagitis en un 50 por ciento de los casos», añadió.

Según Luis Rodrigo, «si la esofagitis continua puede dar úlceras, hemorragias, e incluso, en menores casos, un cáncer de estómago».

Por este motivo el jefe de Servicio del Hospital Central de Asturias, recomendó que «las personas vigilen la cantidad y la calidad de las comidas y eviten las cenas copiosas». «Hay que quitar grasas y dulces, por su puesto dejar de fumar y beber moderadamente vino eliminando los licores, ni automedicarse», apuntó.

El doctor ovetense lanzó un mensaje esperanzador para las personas que padecen este problema porque «hay un tratamiento médico muy eficaz, hay fármacos muy potentes, cómodos y seguros y que con un comprimido al día se cubren todas las necesidades en 24 horas, que bajan la acidez del estómago».

Por una parte, Rodrigo desmintió que las bebidas con gas suban los niveles de acidez y que la leche sea un gran remedio para reducir el ardor. «La leche es un gran alimento pero no sirve si lo que se pretende es paliar el reflujo», añadió.

La pirosis no tiene edad. Según el especialista asturiano, hay bebes que recién nacidos tienen reflujo, aunque luego tiende a desaparecer» y añadió que «el ardor de estómago es más frecuente que se empiece a dar entre los 30 y 40 años y vaya aumentando con la edad».

En esta reunión, según Rodrigo, se establecieron los nuevos criterios internacionales que se han dado en la clasificación en Montreal (Canadá) y aplicarlos en España. «Va a ser fácil aplicarlos al hacerse una ordenación clínica del problema del reflujo en el mundo», apuntó el doctor.