.

Exigen un Plan Nacional sobre la Diabetes que sea «eficaz»

BARCELONA, 4 (EUROPA PRESS)

El presidente de la Federación Española de Diabetes (FED), José Antonio Vázquez, denunció hoy la «pasividad» de muchos de los médicos a la hora de implicarse en el tratamiento de los enfermos diabéticos, tras presentar las conclusiones del II Congreso Nacional de la FED que se celebro el pasado noviembre en Zaragoza.

La Federación agrupa a la Federación Estatal de Diabéticos Españoles (FEDE), la Federación Española de Asociaciones de Educadores en Diabetes (FEAED) y la Sociedad Española de Diabetes (SED), con lo que se pretende una actuación conjunta por parte de todos los implicados en la enfermedad, que afecta a 3 millones de españoles.

Según los responsables de la FED, los médicos son parte vital en el tratamiento de la enfermedad, pero alertan de que algunos de ellos ni tan siquiera informan a sus pacientes sobre las asociaciones que ofrecen apoyo a los diabéticos.

El doctor Vázquez aseguró que la mayoría de sus compañeros «pasan» de tener una relación un poco más «personal» con el paciente, algo que consideró muy necesario porque se trata de una enfermedad que «necesita una participación importante por parte del enfermo».

Por su parte, el presidente de la FEDE, Rafael Sánchez Olmos, agregó que también los enfermos deberían realizar un esfuerzo, ya que solamente unos 100.000 de los 3 millones de diabéticos españoles participan en alguna asociación.

Puso como ejemplo al mundo anglosajón donde, gracias a la extensión del asociacionismo, «se ha podido dar una nueva visión a la sociedad de la diabetes», aseguró el representante de esta federación de entidades de diabéticos.

Vázquez exigió al Gobierno un nuevo Plan Nacional sobre la Diabetes, ya que el que se aprobó en 1991 «deja mucho que desear», porque la mayoría de actuaciones previstas no se han llegado a aplicar de forma efectiva.

Además, la FED está trabajando para que la Comisión Europea dedique fondos a la enfermedad, después de que el pasado 6 de junio el Parlamento Europeo debatiera sobre este trastorno, debido a la insistencia de varios parlamentarios diabéticos.

La diabetes ha sido declarada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como la epidemia del siglo XXI. El último dato conocido es que en 1995, 143 millones de personas eran diabéticas, cifra que en 2025 se prevé que se multiplique por dos.

La enfermedad es crónica y conlleva, en algunos casos, complicaciones como la amputación del pie, la pérdida de visión o problemas cardiovasculares. Entre el 85 y el 90% de enfermos sufre diabetes tipo II, que se desarrolla en la etapa adulta y que afecta sobre todo a mujeres.