.

VALENCIA, 8 (EUROPA PRESS)

El profesor de Ciencias Nutricionales y Toxocología en la Universidad de Berckley (California), y líder mundial en Nutrición y Consultor de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en Ginebra, además de consultor CDC en Atlanta (EEUU), Fernando Viteri, aseguró, durante una charla que impartió esta semana en el Hospital Casa de Salud de Valencia, que las dosis de hierro y ácido fólico que se administran a las mujeres embarazadas «son excesivas».

El facultativo explicó, bajo su ponencia «Metabolismo del hierro y el ácido fólico en las mujeres embarazadas», que estas sustancias «se administran a las embarazadas, en la mayoría de ocasiones, cuando ya no es necesario, porque ha pasado el tiempo de efectividad». «Se toma demasiado tarde para hacer la acción profiláctica».

Esta consideración, según puntualizó, es fruto de un estudio que lleva realizando durante unos 20 años a través de equipos repartidos, entre otros lugares, por Argentina, Brasil, Ecuador, Guatemala o Vietnam.

A través del mismo, añadió, «concluimos que las dosis de hierro y ácido fólico en embarazadas no son las correctas» y este hecho, lamentó, «podría tener repercusiones en las mitocondrias, que son fundamentales para el buen funcionamiento de la mucosa intestinal».

Al respecto, el doctor Viteri explicó que un embarazo «cuesta unos 820 miligramos de hierro a una mujer» y si ésta, dijo, «tuviera reservas de unos 300 miligramos preembarazo, sus necesidades serían de unos 520 miligramos aproximadamente». En esta sentido, subrayó la «importancia» del hierro en la mujer embarazada, «tanto para ella como para el feto».

Por ello, lamentó que la rutina que recomienda la OMS «es dar unos 60 miligramos, o hasta 100 o 120 diarios, dependiendo de los casos, lo que significa una ingesta semanal de unos 700 miligramos». Sin embargo, criticó, «lo ideal sería tan sólo unos 14 miligramos de hierro semanales, que multiplicado por 36 semanas de embarazo daría como resultado esos casi 500 miligramos de hierro que necesita una mujer embarazada».

Por último, insistió en «lo relevante que es el hierro para todos y, en especial, para las embarazadas» ya que, advirtió, «el 56 por ciento de las mujeres embarazadas en el mundo son consideradas anémicas», algo que, dijo, «debe ser controlado con seguridad para evitar daños».