.

GINEBRA, 9 (EUROPA PRESS)

La Organización Mundial de la Salud (OMS) respaldará a Federación Mundial para la Salud Mental (WFMH) mañana martes en el marco de la celebración del Día Mundial de la Salud Mental, una jornada que estará dedicada este año a fomentar la concienciación sobre este tema y reducir los riesgos de enfermedad mental y suicidio en este sector de la población, haciendo hincapié en el suicidio como causa de muerte prematura y evitable.

«Demasiado a menudo, el suicidio representa la consecuencia trágica de un error en el diagnóstico y tratamiento de una enfermedad mental seria», consideró el director general en funciones de la OMS, el doctor noruego Anders Nordström, quien asegura que el problema requiere de una «respuesta global de la Sanidad pública».

A su juicio, el Día Mundial de la Salud Mental supone «una importante oportunidad para reconocer la magnitud del problema, así como los necesarios pasos a dar para encontrar una solución» a una situación que cada año causa la muerte de 873.000 personas, cifra que representa el 1,4% de las defunciones por esta enfermedad.

La proporción de muertes por suicidio en estos enfermos varía según las zonas del mundo, desde el 0,2% que se registra en Africa hasta el 2,6% de la región oeste del Pacífico.

Las cifras también cambian según la franja de edad en la que se sitúan los pacientes. En China el suicidio es la primera causa de muerte entre los enfermos mentales con edades comprendidas entre los 15 y los 35 años de edad. En Europa, es la segunda causa de muerte.

«Más del 90% de los casos de suicidio están relacionados con desórdenes mentales como depresión, esquizofrenia y alcoholismo», recordó el director del Departamento de Salud Mental de la OMS, Benedetto Saraceno, quien reconoció que reducir las tasas de suicidios supone enfrentar con efectividad «las serias y crecientes consecuencias de las enfermedades mentales» en el mundo.

Al mismo tiempo, cerca de 450 millones de personas de todo el mundo sufren problemas mentales, neurológicos o trastornos de conducta, una tasa que también continúa subiendo. Un reciente estudio de la OMS realizado en 14 países demuestra que, en los países desarrollados, entre el 76 y el 85% de los pacientes con enfermedad mental seria no reciben tratamiento durante el primer año.