.

ROMA, 12 (EUROPA PRESS)

El director general de la Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO) de la ONU, Jacques Diouf, afirmó hoy que la comunidad internacional puede estar «hasta cierto punto satisfecha» por la forma en que se ha contenido el virus letal de la gripe aviar en todo el mundo, aunque advirtió de que el H5N1 sigue representando un grave peligro en Indonesia y África y no se puede «bajar la guardia».

«A tres años del inicio de la crisis de la gripe aviar, la FAO y la comunidad internacional pueden estar hasta cierto punto satisfechas, y sentir alivio, por los avances realizados para contener un amenaza mortal para la salud animal y humana en todo el planeta», subrayó Diouf.

Aunque la enfermedad continúa representando un grave peligro en Indonesia y África, y Europa oriental y la región del Cáucaso son todavía vulnerables, en el resto del mundo la situación ha mejorado, explicó.

No obstante, «a pesar de los progresos realizados, no podemos bajar la guardia», advirtió Diouf. «Tan solo cuando el virus H5N1 haya sido totalmente erradicado, dejaremos de estar bajo esta espada de Damocles y desaparecerá la bomba de relojería de una pandemia humana, según advierten los más pesimistas», añadió.

CENTRO DE GESTIÓN DE CRISIS

Diouf hizo estas declaraciones en Roma, durante la inauguración de un nuevo Centro de Gestión de Crisis de la FAO cuyo objetivo es hacer frente a la gripe aviar y otras emergencias relacionadas con las enfermedades animales o la inocuidad de los alimentos.

«El Centro representa un importante paso adelante en la capacidad de la FAO en ayudar a sus Estados miembros a prevenir y controlar los brotes de enfermedades», aseguró Diouf.

Establecido en colaboración con la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE, cuya sede está en París), el Centro está alojado en la sede central de la FAO en Roma y permitirá dar una respuesta rápida frente a las epidemias transfronterizas de animales y las emergencias fitosanitarias, al igual que las emergencias relacionadas con la inocuidad de los alimentos.

Dotado con la más avanzada tecnología de comunicaciones, el Centro opera las 24 horas del día, 365 días al año, con un equipo de 15 personas entre especialistas y veterinarios. La información que llega de todo el mundo es continuamente analizada y actualizada. En el caso de detectarse un brote sospechoso, los expertos del Centro puede acudir a cualquier punto del globo en menos de 48 horas.

«Una de las lecciones que la FAO ha aprendido en tres años al frente de la lucha internacional contra la gripe aviar es la importancia de ser rápidos», afirmó Diouf. «Es necesario dar la alerta en seguida, y se debe reaccionar de forma inmediata para combatir una enfermedad que se mueve a través de fronteras y continentes a enorme velocidad», agregó.

El Centro está dirigido por Karin Schwabenbauer, antigua máxima responsable veterinaria de Alemania, secundada por Gary L. Brickler, procedente del Servicio veterinario de la Agencia para el Desarrollo de Estados Unidos. La respuesta a las emergencias de sanidad animal será responsabilidad del fefe veterinario de la FAO, Joseph Domenech. El apoyo operacional al CMC estará a cargo de la División de Emergencia y Rehabilitación de la FAO.

Estados Unidos ha proporcionado 5,1 millones de dólares y tres veterinarios para el Centro. Entre otros países que han contribuido con fondos se incluyen Alemania, Francia, Suecia, Suiza, Noruega, Arabia Saudí, China, Grecia y Jordania.