.

MADRID, 14 (EUROPA PRESS)

Los trastornos alimenticios de las personas con obesidad, del tipo de la anorexia o la bulimia, deben tratarse también desde el campo de la psicología. Así lo afirma la psicóloga especialista del Centro ABB Montserrat Giner, que aboga por prestarle mayor atención a los cuadros psicológicos que presenten las personas con problemas con la comida.

«La relación con la comida de las personas atrapadas en la obsesión por la silueta y el anhelo irracional de bajar peso viene siempre marcada por su estado de humor, sus estados emocionales y su relación con los otros», señala la experta. De este modo, Giner subraya «el papel de las emociones al comer» y reclama más atención hacia los aspectos emocionales de la persona que sufre el trastorno alimentario.

Giner afirma que los aspectos psicológicos, así como la relación del individuo con la comida y su cuerpo, son aspectos «nada desdeñables» y que ocupan un papel importante en los hábitos alimentarios de nuestra sociedad, por lo que, a su juicio, se deben tener en cuenta a la hora de tratar este tipo de enfermedades.

La también experta en el tratamiento de los Transtornos de la Conducta Alimentaria (TCA) considera que la alta proporción de personas con sobrepeso –una de cada seis en el mundo según la Organización Mundial de la Salud (OMS)– «va más allá de la nutrición» y se explica por «el papel de las emociones al comer».

«Todas las caras de las diferentes patologías alimentarias tienen como denominador común el comer o dejar de hacerlo, por ansiedad, búsqueda de aprobación, inseguridad, baja autoestima y un largo etcétera de componentes de carácter personal y psicológico», explica la doctora.

La psicóloga también hace hincapié en la importancia de la «reeducación de los hábitos alimentarios» a través de medidas que fomenten las actitudes no pasivas al tiempo que se trabaja en el área psicológica y emocional. A su entender, ésta es una labor de prevención de futuros trastornos que pueden surgir en cualquier persona «a raíz de una relación enfermiza con la comida».