.

Muchos jóvenes se van fuera porque en países como Inglaterra «ganan cinco veces más»

SANTANDER, 19 (EUROPA PRESS)

El jefe del Servicio de Cirugía Cardiovascular de Valdecilla, José Manuel Revuelta, advirtió hoy de la «meseta» que se va a producir en esta especialidad como consecuencia de la jubilación, en un futuro próximo, de un número «tremendo» de cirujanos «muy buenos» que atesoran «muchos años de experiencia».

Según el jefe de Cirugía Cardiaca de La Coruña, Alberto Juffé, en diez años se habrán jubilado la mitad de los cirujanos cardíacos tanto en España (hay unos 240) como en Europa, lo que plantea el problema del relevo generacional. «Se va a poder hacer, pero hay que consensuarlo», dijo.

Juffé señaló que ha llegado el momento de que «los que tienen poder decisorio se pongan las pilas» y que los cirujanos jóvenes «tomen la alternativa». Para ello, reconoció, los veteranos deberán formarlos «lo mejor posible, cederles el protagonismo y pasarles el testigo».

Revuelta, que preside la Comisión Nacional de Cirugía Cardiovascular, explicó que el número de cirujanos en fase de formación «se está duplicando» pero el problema es que «muchos se van fuera», ya que por ejemplo en Inglaterra «ganan cinco veces más que en España».

En su opinión «la situación no es alarmista ni mucho menos» pero insistió en que el cirujano del corazón necesita muchos años para estar bien preparado. Revuelta consideró contraproducente que cada comunidad autónoma quiera tener su propio servicio de cirugía cardiovascular porque para ello se requieren cuatro o cinco cirujanos como mínimo por servicio pero en el caso de las regiones pequeñas, se opera poco y por tanto, se acumula menos experiencia.

Por su parte, el jefe de servicio de la Cínica Universitaria de Navarra, Jesús Herreros, opinó que para un joven MIR, cinco años como cirujano residente (en el resto de Europa son seis) es «más que suficiente» si el servicio en el que trabaja es «potente» y realiza un buen número de operaciones bajo supervisión. Herreros coincidió con Revuelta en que en España hay «demasiados servicios».

OTROS PROBLEMAS

Junto al problema del relevo generacional, la cirugía cardiovascular afronta otra serie de retos -entre ellos la falta de cirujanos infantiles-, que están siendo abordados en unas jornadas organizadas por la Universidad de Cantabria. Revuelta confió en que esta reunión marque «un antes y un después» en el futuro de la cirugía cardiovascular moderna.

Formación, investigación y tecnologías en desarrollo son algunos de los temas tratados en estas jornadas, en las que Juffé hizo especial hincapié en la necesidad de redefinir la organización sanitaria después de diez años de vigencia de un modelo, el de las áreas e institutos públicos, con el que «se ha ganado muchas cosas y perdido otras».

Asimismo, se inclinó por la implicación de los cirujanos en la gestión clínica porque de lo contrario, «otros lo van a hacer por nosotros y peor, porque lo harán desde otra óptica», dijo.