.

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 19 (EUROPA PRESS) La Comisión de Sanidad del Parlamento de Canarias pidió hoy al Gobierno regional que ponga en marcha unidades específicas que integren todas las especialidades médicas precisas en el tratamiento de la diabetes y de sus complicaciones.

Esta petición figura en una proposición no de ley presentada por el grupo parlamentario Popular, que fue apoyada por los grupos Mixto y Socialista y rechazada por el de Coalición Canaria. En la iniciativa se pide al Gobierno que antes de que termine el año 2006 elabore un plan de choque para la prevención, tratamiento e investigación de la diabetes en Canarias.

La iniciativa también reclama un programa informático para el seguimiento y control de los pacientes con lo que se permitiría un control más eficaz de estos pacientes y evitar continuos desplazamientos de los enfermos a los centros.

La diputada popular, Carmen Nirva Macías, recordó que «su grupo ha presentado varias iniciativas que, aunque fueron aprobadas, no se han ejecutado por incumplimiento del Gobierno de Canarias». Además, añadió que a los pacientes «se les da un servicio deficiente» y que «el pacto por la sanidad le concede poca importancia a este enfermedad».

Macías señaló que «la calidad de vida de estos pacientes podría mejorar si se centralizara su tratamiento en unidades médicas especializadas para el tratamiento de la enfermedad y de sus complicaciones». Indicó que para facilitar la vida de estos enfermos también se requiere la utilización generalizada de las bombas de insulina para los pacientes de toda la comunidad autónoma que la precisen tras la prescripción médica. Asimismo reiteró la necesidad de que se promuevan los trasplantes de riñón y de páncreas.

La diputada nacionalista Guadalupe González, defendió la labor del Gobierno regional y dijo que la diabetes es una de las prioridades del plan de salud de Canarias debido a la incidencia y prevalencia de esta enfermedad en las islas. «Muchas de las propuestas ya están aplicándose en el servicio Canario de la Salud», añadió.

Por ello, propuso como alternativa la mejora de la coordinación de las especialidades y la elaboración de una guía clínica y de una cartilla para las personas diabéticas, con las que facilitar el seguimiento y el control de estos enfermos. Sobre las bombas de insulina manifestó que su acceso «está resuelto desde abril de 2006».

Teresa Morales, del grupo Socialista, apoyó la proposición no de ley del grupo Popular y recordó que «el Consejo Sectorial de Salud aprobó la estrategia sanitaria ante la diabetes y que está basado en la promoción de la vida saludable, en el diagnóstico precoz, el tratamiento, el abordaje de las complicaciones de la enfermedad y la investigación».

Morales criticó que la Consejería de Sanidad no «arranque de una vez» con las prometidas historias clínicas.