.

En sólo una semana se ha inmunizado a 462.000 personas, prácticamente la mitad de la «población diana»

MADRID, 30 (EUROPA PRESS)

CGT denunció hoy que «en la mayoría» de los más de 30 centros de salud del Área 1 de la Comunidad de Madrid –que comprende, entre otras zonas, a Vallecas, Moratalaz, Retiro, Rivas y Arganda–, se ha agotado un tipo de vacuna contra la gripe, la denominada Chiromas, destinada específicamente para personas mayores de 65 años.

Desde el sindicato se criticó que, apenas iniciada la campaña de inmunización, en marcha desde el pasado día 23, sólo queden existencias de Chiromas «en sólo 4 ó 5 centros para uno o dos días», y que, «mientras, la Consejería de Sanidad gaste 700.000 euros» en instalar una carpa «de propaganda» sobre las nuevas infraestructuras sanitarias que está construyendo en la región.

El departamento que dirige Manuel Lamela negó, sin embargo, problema alguno de abastecimiento de vacunas contra la gripe en los centros de salud y explicó que se les ha dado órdenes para que, en casos de agotarse la Chiromas, se administre a los mayores de 65 años la dosis fraccionada, esto es, la que es apta para todas las edades, explicó a Europa Press el director general de Salud Pública, Agustín Rivero.

Asimismo, hizo hincapié en que, en sólo una semana, se ha vacunado contra la gripe en la Comunidad de Madrid a 462.000 personas, lo que representa «prácticamente» la mitad de la «población diana». Rivero aseguró que este resultado no se logra «en ningún país del mundo» y ha supuesto «un esfuerzo brutal» por parte de los profesionales sanitarios.

En relación con la vacuna Chiromas, el director general de Salud Pública explicó que está pensada específicamente para mayores de 65 años porque parece tener en ellos «mayor respuesta inmunológica», si bien insistió en que a ese grupo de edad también se le puede poner «sin ningún problema» la dosis fraccionada, como, de hecho, se ha hecho «todos los años».

POSIBILIDAD DE VACUNARSE HASTA EL 23 DE DICIEMBRE

Advirtió de que, en todo caso, hay que «escalonar» la administración de vacunas porque los laboratorios no son capaces, con su logística, de suministrar tan rápido nuevas remesas a los centros de salud, a lo que se añade que tampoco se pueden almacenar dosis que excedan de la capacidad de conservación de los ambulatorios, pues «se rompería la cadena del frío» y se estropearían.

Rivero recordó que la campaña de vacunación estará vigente hasta el 23 de diciembre, por lo que estimó que hay tiempo suficiente para inmunizar a todo el que lo precise y que, además, las condiciones meteorológicas que se están registrando «posiblemente» retrasarán la llegada de la epidemia.