.

MADRID, 14 (EUROPA PRESS)

Los precios de los medicamentos van en aumento cinco años después de la histórica firma de la Declaración de Doha sobre Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual Relacionados con el Comercio y la Salud Pública (ADPIC) en la reunión de la Organización Mundial del Comercio (OMC) celebrada el 14 de noviembre de 2001 en Doha, Qatar, según recordó hoy Médicos Sin Fronteras (MSF).

Para conseguir que se reduzcan los precios de los medicamentos los países tendrán que hacer, a juicio de MSF, «un mayor uso de las flexibilidades del ADPIC enmarcadas en la Declaración de Doha cuyo propósito era proteger la salud pública y promover el acceso a medicamentos para todos».

En el caso de una enfermedad como el sida, aunque la amplia competencia genérica ha contribuido a que los precios de los medicamentos de primera línea para tratar la enfermedad se reduzcan hasta un 99% pasando de 7.800 euros a aproximadamente 100 euros por paciente al año desde 2000, los precios de los medicamentos de segunda línea –que los pacientes necesitan cuando de forma natural aparecen resistencias– «continúan siendo elevados debido al número cada vez mayor de barreras que constituyen las patentes en países clave en lo que a la producción de genéricos se refiere, como India».

En un país como Sudáfrica, donde MSF ha estado proporcionando terapia antirretroviral durante cinco años, «tratar a 58 pacientes con medicamentos de segunda línea cuesta lo mismo que tratar a más de 550 pacientes con medicamentos de primera línea».

Además, los medicamentos más nuevos para el VIH recomendados por la OMS pueden costar hasta 50 veces más, «si es que pueden encontrarse en los países». Estos medicamentos «no podrán utilizarse a menos que la competencia de los productos genéricos alternativos consiga reducir los precios nuevamente y ayude a incrementar la disponibilidad», alerta MSF.

TRATAMIENTOS INACCESIBLES

«El efecto de los cada vez más elevados precios en los tratamientos se hace sentir en nuestro presupuesto» señala el director de la Campaña para el Acceso a Medicamentos Esenciales de MSF, Tido Von Schoen-Angerer. «Estamos viendo que muchos países hacen uso de la Declaración de Doha para importar medicamentos, pero ¿para qué si pronto no habrá genéricos que comprar?», dice.

A su juicio, los países donde están basados los productores de medicamentos deben tomar las medidas oportunas para permitir la producción y exportación de nuevos medicamentos esenciales. Si esto no ocurre, «pronto volveremos a estar donde estábamos porque los tratamientos serán de nuevo inaccesibles», alerta Von Schoen-Angerer

«Ya va siendo hora de reformular la manera como se desarrollan y pagan los nuevos medicamentos», opina por su parte la directora de Política y Testimonio de esta Campaña de MSF, Ellen «t Hoen. «El sistema actual basado en patentes y precios elevados acarrea un racionamiento dejando desatendidas enormes necesidades sanitarias», dice.

Según concluye, «las próximas conversaciones en la OMS sobre un plan de acción y un marco para investigación y desarrollo en salud esencial el próximo mes de diciembre ofrecerán una oportunidad única para empezar este proceso».