.

MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

La Federación de Consumidores en Acción (Facua) aconsejó hoy a los compradores que han actuado «de buena fe» en la compra de viviendas ilegales que recurrán al principio de fe pública registral, recogido en la Ley Hipotecaria, ante la demolición próximamente de viviendas ilegales construidas en la Costa del Sol, especialmente en Marbella.

Este principio presupone la buena fe del comprador mientras no se pruebe que conocía la «inexactitud del registro». En este sentido, se deberá estudiar caso por caso para determinar si los propietarios tenían o no conocimiento de que la licencia no era válida.

Por otra parte, Facua reclamó en un comunicado a las administraciones públicas que protejan a estos compradores que desconocían la ilegalidad de los inmuebles.

En el caso de que se ejecutase la demolición y ello provocase el consiguiente daño y perjuicio para los afectados, Facua recomendó a los compradores que no sólo reclamen a las promotoras que han actuado de forma ilícita, sino también a las administraciones públicas que han actuado incorrectamente, dando la licencia para construir en zonas que no estaban destinadas para ello.

La alarma surge después de que la Fiscalía de Urbanismo y Medio Ambiente de Málaga anunciase que las viviendas ilegales construidas en la Costa del Sol serán demolidas próximamente. Marbella sería la zona más afectada, ya que es la localidad donde existen más viviendas ilegales.

Una de las soluciones promovidas por la Consejería de Obras Públicas y Transportes de la Junta de Andalucía es la modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), incluyendo algunas de esas viviendas en él.

Esta medida afectaría a un 85% de las viviendas, por lo que un 15% tendrían que ser demolidas, ya que se encuentran en zonas de equipamiento urbano, destinadas en un principio a zonas verdes, colegios y otras infraestructuras para la ciudad.