.

MADRID, 24 (EUROPA PRESS)

El Comité de Expertos para una Vida sin Tabaco aplaudió hoy la subida del impuesto del tabaco barato aprobada ayer por el Congreso de los Diputados, pero instó al Gobierno a ir «más allá» para conseguir que el factor económico «sea realmente disuasorio» del hábito de fumar, especialmente entre los más jóvenes.

El comité, impulsado por Novartis Consumer Health, consideró que el factor económico puede ser el elemento disuasorio más importante para que los más jóvenes decidan dejar de fumar.

«En otros países como Francia o Inglaterra la implantación de subidas de precio progresivas y continuas ha reducido significativamente la proporción de jóvenes fumadores», señaló el doctor Leopoldo Sánchez Agudo, jefe del Servicio de Neumología del Hospital Carlos III de Madrid y presidente de este organismo.

Sánchez Agudo dijo que los adolescentes tienen un poder adquisitivo bajo y eligen entre comprar cigarrillos o ir al cine, por ejemplo. «Esto lo tiene muy presente la industria tabaquera que elabora paquetes con menos cantidad de cigarrillos, para hacerlos accesibles a los jóvenes, así se asegura tener un cliente de por vida», denunció.

El Comité destacó que si una persona consumidora de tabaco «barato» se fuma un paquete diario cada día, destinará a partir de este nuevo incremento, una media de 770 euros al año a este hábito, unos 60 euros más de los que habitualmente se gastaba en tabaco.

Los expertos que integran esta entidad reclaman un pacto de Estado entre partidos políticos para luchar de forma eficaz contra el tabaquismo, «máxime cuando se sabe que este logro no se conseguirá en 1 ó 2 legislaturas sino en 50 o más años».

El Comité añadió que el aumento de impuestos sobre el tabaco debería destinarse a la financiación de la sanidad pública, por la importante repercusión que el tabaco tiene en la salud de los ciudadanos. «Es más lógica esta medida que aumentar los impuestos de la gasolina para financiar la sanidad», indicó.