.

El Gobierno logra que las grandes tabaqueras sitúen el precio de las cajetillas más baratas por encima de 2 euros

MADRID, 27 (EUROPA PRESS)

Imperial Tobacco subirá mañana, previsiblemente, el precio de la cajetilla de su marca barata de cigarrillos John Player Special (JPS), desde 1,95 hasta 2,10 euros, según informaron hoy a Europa Press en fuentes del sector tabaquero.

Se trata de la última gran multinacional que reacciona al tercer incremento de impuestos del Gobierno en lo que va de año y sube el precio de su marca barata por encima del umbral de 2 euros, objetivo que perseguía la medida fiscal.

No obstante, aún persisten en el mercado marcas baratas por debajo de este precio, como Elixyr, de Comet, que se comercializa a 1,85 euros, o American Legend, a 1,75 euros.

El decreto ley que sube de 55 a 70 euros por cada mil cigarrillos el nivel mínimo de los impuestos especiales del tabaco entró en vigor el pasado 11 de noviembre y recibió la»luz verde» del Pleno del Congreso de los Diputados el pasado día 23.

Esta norma provocó una reacción en cadena de las tabaqueras que, lideradas por Altadis, optaron por trasladar el endurecimiento tributario a los precios de sus marcas, con un alza de entre 10 y 20 céntimos de euro.

Concretamente, Altadis, Philip Morris, British American Tobacco (BAT), Gallaher y Japan Tobacco International (JTI) han aplicado recientes subidas a sus marcas del segmento medio bajo, estrategia comercial a la que mañana se suma Imperial Tobacco.

El vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, explicó la semana pasada en su comparecencia en el Congreso que el objetivo de esta subida de impuestos era atajar la proliferación de las marcas baratas de cigarrillos para disuadir el hábito de fumar y avanzar en los objetivos de política sanitaria.

Según la memoria del decreto ley a la que tuvo acceso Europa Press, el Estado recaudará 81,4 millones de euros más este año gracias a esta última subida de impuestos al tabaco, y la medida tendrá una repercusión media de 0,04 puntos en el IPC, así como una reducción de la demanda de tabaco del 0,93%.

Las estimaciones de la Secretaría de Estado de Hacienda y Presupuestos apuntan a un descenso del consumo de tabaco del 4% al cierre de 2006, así como a un incremento de la recaudación de entre el 5% y el 6% tras las diversas subidas de impuesto aplicadas.